Cójanlo

Giro violencia

Giro violencia

violencia

Desde hace tiempo cualquier discusión por un simple problema puede convertirse en una tragedia. Pero lo que se ha visto estos días es de espanto, porque se ha quitado la vida de personas sin mediar palabras, como si fuera por placer.

Es lo que indica la muerte de un mecánico en la autopista Ramón Cáceres, de Moca, quien recibió un balazo en la cabeza del acompañante de un conductor cuyo vehículo sufrió un ligero roce.

El acompañante, según las versiones, se desmontó y sin mediar palabra le disparó en la cabeza al conductor del vehículo que se rozó con el que él ocupaba.

Pero también están los casos de los feminicidios en que los homicidas no solo ultiman a las mujeres, sino a familiares, vecinos y a todo el que esté cerca.

Es una violencia que convierte a cualquiera en víctima fatal sin ser parte ni tener el menor conocimiento de algún conflicto pasional o de otra índole.

Antes que recurrir a teorías repetidas y cansonas las autoridades deben prestar la suficiente atención al fenómeno de la violencia que se esparce por el territorio. O hay mucha crispación incubada en la población o algún elemento nuevo la provoca.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos