Articulistas Opinión

Gobierno de izquierda

Gobierno de izquierda

Todos los que habitamos República Dominicana hemos sido gobernados bajo la dirección del decadente imperio del Norte. Todos los partidos y/o presidentes, desde el principio del siglo XIX, fueron y siguen siendo aprobados, o impuestos, por Estados Unidos. Con excepción del efímero gobierno de Juan Bosch quien, por la misma razón, no le fue permitido terminar su mandato.

O sea, el pueblo solo puede elegir partidos y gobernantes que se doblegan ante el poder extranjero y se comprometen a actuar como gobernantes, dando prioridad a sus intereses en lugar de actuar como jefe de Estado y defender los intereses del pueblo.

Es por eso que después de dos intervenciones militares y más de un siglo bajo esta influencia, el pueblo dominicano no ha hallado la forma de liberarse del yanqui invasor. El uso del aparato represivo y los billones de dólares invertidos en propaganda por los gobiernos lacayos del PRSC, PRD, PLD, y ahora el del PRM, les ha dado resultado, pues han logrado que una gran parte de la población se mantenga sumisa e indiferente.

Pero al pueblo se le agotó la paciencia y está perdiendo el miedo. Así lo ha demostrado el nacimiento de centenas de organizaciones sociales y juntas de vecinos que salen a las calles a demandar el cumplimiento de promesas y solución a los problemas económicos, sociales y estructurales en sus comunidades.

El pueblo se ha dado cuenta de que, igual que Hipólito, Leonel y Danilo, Luis Abinader ha descuidado los negocios del país para dedicarse a pintar sueños y a pagar por oportunidades de foto y multitudes.

Al igual que en los anteriores gobiernos del PRD y el PLD, la corrupción y los crímenes narco-políticos han sido ignorados por el PRM, el cual se apresta a reformar el Código Penal para crear leyes más severas en contra del ladrón de salami.

El sistema de salud, el educativo, el energético, el de pensiones, turismo, las empresas públicas y los servicios indispensables, están siendo privatizados y pasados a manos de multinacionales que saquean nuestros recursos, envenenan nuestras fuentes fluviales y destruyen la flora y nuestra fauna.

Estos resultados evidencian la urgente necesidad que tiene el país de ser gobernado por un partido de Izquierda. Un partido que termine todos los irrisorios contratos con las devoradoras corporaciones extranjeras, que ponga en moratoria los pagos a la deuda externa, que recupere todas las empresas del Estado, que reclame los bienes desfalcados por empresarios y políticos locales y que convierta al país en autosuficiente.

Por: Felipe Lora

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos