Guillermo Moreno: “Los púlpitos son lugares agitadores para el gobierno de Danilo Medina”



Santo Domingo.-El presidente del Partido Alianza País, Guillermo Moreno, declaró este martes que son ya decenas los obispos y sacerdotes que se han pronunciado y asumen posiciones críticas frente al control que se ejerce sobre el Poder judicial, o la represión contra toda voz disidente o las amenazas frente a decisiones que no le resultan favorables a sus intereses como sucedió con la sentencia del Tribunal Superior Electoral (TSE).

Recordó que a partir de la voz de alarma que diera monseñor Francisco Ozoria, arzobispo metropolitano de Santo Domingo, al valorar que  se avana hacia una dictadura, han llovido los pronunciamientos de sacerdotes sobre el irrespeto a la Constitución, la ausencia de independencia de los poderes públicos, el secuestro de la justicia, la falta de institucionalidad, la fragilidad del Estado de derecho y el irrespeto generalizado a la ley, entre muchos otros males.

Para el presidente de Alianza País, el compromiso que está asumiendo la Iglesia quedó sintetizado en la expresión del padre José Alberto Vargas Salazar al proclamar que: “Por encima de la patria, solo está Dios”. O dicho de otro modo: “Por encima de la patria no está ni presidente, ni PLD, ni intereses, ni reelección”.

Moreno señala en un comunicado que, “en los últimos 16 años, padecemos el duro viacrucis que el PLD le ha impuesto al pueblo dominicano. La cúpula de esa organización ha instaurado una dictadura de partido, secuestró todos los poderes e instituciones públicas y ha acumulado mediante la corrupción, inmensas riquezas valiéndose de las inversiones y negocios del Estado.  En estos momentos, la situación se agrava por la actitud asumida por la facción de Danilo Medina, de comprar legisladores para modificar la constitución, imponer su reelección y continuar en el poder”.

Al concluir su exposición, Moreno señaló que la presente situación no tiene salida mientras gobierne el PLD, con cualquiera de sus facciones.

Por esa razón, puntualizó “es  momento de ponerle fin a esta democracia secuestrada, a esta situación de injusticias e inseguridad. Es momento de  reclamar nuestro derecho a vivir en un país decente, con instituciones democráticas que funcionen; un país sin corrupción y sin impunidad. Es momento de sacar a la claque de corruptos que gobierna del Palacio Nacional, del Congreso, de la justicia, de los ayuntamientos”.