Reportajes

Hurgar en basura, recurso infantil para ganarse la vida en Líbano

Hurgar en basura, recurso infantil para ganarse la vida en Líbano

Beirut, (EFE).- Con los primeros rayos del sol, dos niños y un hombre con una lona roja a cuestas descienden por el polvoriento camino que lleva a uno de los principales vertederos asignados a Beirut, reabierto tan solo el día anterior después de que un chatarrero perdiese la vida aplastado por una apisonadora.

El basurero de Bourj Hammoud, a las afueras de la capital, cerró la semana pasada provocando que montañas de deshechos se acumulasen durante varios días en Beirut y otras localidades cercanas, una medida tomada a raíz de la muerte de un chatarrero en su interior, según confirmó a Efe una fuente militar.

Las instalaciones reabrieron el pasado lunes, coincidiendo con una orden del primer ministro libanés, Najib Mikati, para garantizar la seguridad operacional en el lugar y con una reunión en el Ayuntamiento capitalino destinada a buscar una solución permanente al problema.

Una valla protege el perímetro del vertedero y una figura desdibujada grita desde el otro lado gesticulando para prohibir acercarse a alguien que acaba de avistar, mientras en la distancia un camión tras otro van subiendo la colina para descargar los desperdicios de sus remolques.

Sin embargo, varios menores parecen conocer una forma de colarse dentro para buscar entre la basura materiales que revender por unos dólares y, al alba, van emergiendo desde los descampados que rodean el basurero hacia la autopista adyacente.

UNA COMUNIDAD VULNERABLE

Desde el estallido de una grave crisis económica a finales de 2019, las personas que rebuscan en contenedores y muladares se han convertido en parte de la estampa diaria en las calles libanesas, una peligrosa labor a menudo realizada por niños sirios de corta edad.

Hurgar en basura, recurso infantil para ganarse la vida en Líbano
Hurgar en basura, recurso infantil para ganarse la vida en Líbano

Los cerca de 1,5 millones de refugiados que se estima huyeron al Líbano desde la vecina Siria sufren con especial fuerza el yugo de la depresión económica y, de acuerdo con datos de la ONU, alrededor del 90 % de esta comunidad residente en el Líbano vive en la extrema pobreza.

En este contexto, el número de niños de entre 5 y 17 años sometidos a trabajo infantil se duplicó de 2019 a 2021, cuando el 5 % de los menores sirios en la nación de los cedros fueron enviados a trabajar, según un estudio de varias agencias de la ONU publicado a principios de este año.

No muy lejos del vertedero de Bourj Hammoud, un pequeño de 9 años se afana en recoger deshechos de una gran montaña de basura apilada en la cuneta, mientras su tío, de 18, espera al volante de un pequeño vehículo a que vaya cargando sus hallazgos en la parte de atrás.

“Tengo este ‘tuk-tuk’, vamos en él por la ciudad y recogemos cosas de los basureros desde las 5 de la mañana hasta las 9 de la noche. Recolectamos plástico, botellas y cartón, y lo vendemos”, explicó a Efe desde su asiento el chico más mayor.

Tambien te podria interesar: La basura como arma para combatir la pobreza

Las 16 horas diarias de faena se traducen en entre 200.000 y 400.000 libras libanesas, dependiendo de la suerte que hayan tenido en la jornada. Es el equivalente a entre 6 y 12 dólares, al tipo de cambio actual en el mercado paralelo.

EN BUSCA DE PLÁSTICO Y BOTELLAS

Ambos chicos son oriundos de la provincia de Deir al Zur, en el este de Siria, y afirman que trabajan para que su familia de agricultores pueda “poner comida sobre la mesa».

“Fui a la escuela hasta segundo curso, pero paré y vine aquí al Líbano. Solo aprendí el alfabeto”, reconoció el adolescente, que afirma no estar interesado en retomar sus estudios y desea “seguir trabajando”, como ha hecho durante toda su estancia en el país mediterráneo.

Lleva un lustro recogiendo despojos, mientras que su sobrino comenzó a trabajar de chatarrero hace dos, cuando tenía tan solo 7 años, según su relato.

Hurgar en basura, recurso infantil para ganarse la vida en Líbano
Hurgar en basura, recurso infantil para ganarse la vida en Líbano

Incluso en pleno centro capitalino de una nación otrora conocida como la “Suiza de Oriente Medio”, es habitual ver a menores que apenas levantan un par de palmos del suelo revolviendo en contenedores o esperando a que los vecinos depositen nuevas bolsas con posibles materiales que revender.

En las inmediaciones de un conocido centro comercial, un chiquillo de 6 años originario de Al Raqa, en el norte de Siria, encuentra cada mañana “un montón” de botellas y deshechos de plástico gracias a que allí vacían “toda” la basura de los establecimientos.

Según explicó a Efe, en un día puede ganar entre 100.000 y 200.000 libras libanesas, o de 3 a 6 dólares. “Ayudo a mi familia, porque mi padre está enfermo y no puede trabajar”, concluyó el muchacho.

EFE

EFE