Página Dos Pulsaciones

Intervención Haití: Papa caliente

Intervención Haití: Papa caliente

Estados Unidos conoce tan bien como el que más el carácter de la crisis haitiana, que no tiene otra salida que la intervención militar, pero es obvio que no quiere cargar solo con las decisiones para enfrentar el espinoso conflicto.

Los pasos adelantados por Washington al desplegar equipos militares e imponer sanciones a funcionarios, legisladores y pandilleros no han tenido mayores efectos frente a la inseguridad, el caos y el desabastecimiento que afectan a la nación.

Consciente de la realidad y de la naturaleza de la crisis Estados Unidos ha encontrado el respaldo de México para preparar una resolución de la ONU que autorizaría una misión de asistencia internacional en Haití.

Sin dar un paso concreto muchos países de la región se han identificado con el despliegue de la fuerza militar solicitada por el Gobierno de Haití para garantizar el orden y la seguridad ciudadana. La crisis alimentaria y de los servicios de salud se han convertido en dos de las principales necesidades de la población haitiana.

El drama se ha agravado tras el control por pandillas de la terminal de distribución de carburantes. Sobre la resolución México y Estados Unidos para la misión de asistencia de la ONU, las naciones tendrán que apurarse porque a medida que pasan los días más se deteriora el cuadro social y político de Haití. La intervención, como ha planteado República Dominicana, se torna cada día más urgente.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos