Articulistas

La reforma del Sidocal

La reforma del Sidocal

Namphi Rodríguez

El Sistema Dominicano para la Calidad (Sidocal) es instituido por la Ley 166-12, y está compuesto por entidades especializadas responsables de gestionar, administrar y coordinar todos los “procesos y los procedimientos” asociados a la evaluación de la conformidad o la demostración de que las normas se cumplen.

El Sidocal es una entidad descentralizada del Estado, con autonomía administrativa, financiera y operativa, encargada de proteger la salud y seguridad de los consumidores a través del desarrollo y la demostración de la calidad, la normalización, la metrología, la inspección, el ensayo, la certificación y la acreditación.

Está compuesto por el Consejo Dominicano para la Calidad (Codoca), que ejerce la máxima representación y coordinación del sistema, y cumple sus funciones técnicas en el marco de la competencia de dos instituciones adscritas: el Instituto Dominicano para la Calidad (Iindocal) y el Organismo Dominicano para la Acreditación (Odac).

Como órganos estatales, el Sidocal y sus organismos son adscritos al Ministerio de Industria y Comercio, en cumplimiento del artículo 141 de la Constitución que prescribe que estos organismos deben estar adscritos al sector de la Administración compatible con su actividad, bajo la vigilancia del ministerio titular del sector.

Las competencias institucionales del Sidocal, actuando de manera coordinada y de acuerdo con los procedimientos, normas y reglamentos internacionales (…), tienen como finalidad demostrar, de manera confiable, el cumplimiento de los requisitos voluntarios o reglamentarios aplicables a los bienes y servicios, a los servicios implicados para generarlos y comercializarlos y a los procesos, sistemas, instalaciones y cualquier otro componente conexo (art. 3 de la Ley 166-12-Sidocal).

Dentro de esas competencias encontramos la de propiciar la inserción cultural de la calidad en todos los planos de la vida nacional y articular la participación de la Administración Pública y el sector privado en las actividades de evaluación de la conformidad y la promoción de la calidad.

Estas políticas buscan mejorar la calidad de los servicios y promover la difusión de los componentes del Sidocal, y promover la adopción de prácticas de gestión de calidad y ambiental internacionalmente reconocidas para los sectores productivos del país.

Al ponderar los efectos surtidos por la reforma del sistema de calidad en República Dominicana, hay que concluir que el Sidocal ha sido un paso de avance no sólo para los ciudadanos consumidores y usuarios, sino también para los empresarios que han visto elevar su seguridad.

Está en manos de los actores del sistema optimizar las posibilidades que abre el Sidocal para incrementar la conformidad y la competitividad. ¡Enhorabuena!.

Por: Namphi Rodríguez
[email protected]

El Nacional