Editorial

Premio Nobel a la prensa

Premio Nobel a la prensa

El Comité Noruego otorgó el Premio Nobel de la Paz a los periodistas Maria Ressa y Dmitri Muratov por su trabajo en favor de la libertad de prensa y por denunciar abusos de poder en Filipinas y Rusia, además de su lucha por la prevalencia de los derechos humanos y la libertad de expresión.

Ese galardón representa un reconocimiento a la prensa y a los periodistas en todo el mundo que asumen un ejercicio profesional apegados a la defensa y promoción de la democracia y las libertades ciudadanas, aun en condiciones adversas.

Tal y como expresó la presidenta del Comité del Premio Nobel, Berit Reiss-Andersen, Ressa y Muratov representan a todos los periodistas que defienden un periodismo libre e independiente contra el abuso de poder, la mentira y la propaganda de guerra.

La última vez que se otorgó el Nobel a un periodista fue en 1935, al alemán Carl von Ossietzky, por sus reportajes sobre un programa secreto de rearme en Alemania, por lo que repetir ese galardón universal 86 años después a dos reporteros constituye un acontecimiento histórico altamente relevante.

En lo que va de año al menos 24 periodistas y cuatro colaboradores han sido asesinados por causas relacionadas con el ejercicio de su profesión y 447 encarcelados, lo que seguramente motivó al Comité Noruego a valorar en su justa dimensión el ejemplo de lucha contra la intolerancia que encarnan Maria y Dmitri.

Muratov es uno de los fundadores del periódico Novaya Gazeta, que ha sacado a la luz escándalos políticos del Kremlin y de la oligarquía rusa, así como violaciones a derechos humanos, mientras Ressa es cofundadora del diario filipino Rappler que publicó confesiones de sicarios que dijeron fueron contratados por la policía para asesinar a drogadictos.

La prensa y los periodistas dominicanos comprometidos con un ejercicio profesional ético, independiente y responsable, expresan regocijo por el otorgamiento del Premio Nobel de la Paz 2021 a los reporteros Maria Ressa, de Filipinas, y Dmitri Muratov, de Rusia.

Más de ocho décadas después de que el periodista alemán Ossietzky recibiera el Nobel de la Paz, el ejercicio del periodismo recobra su justa principalía a nivel mundial como una profesión digna vinculada siempre a la lucha por las libertades públicas y el derecho de los ciudadanos a recibir información veraz y de calidad, incluidos los pormenores de escándalos que provocan gobiernos y grupos fácticos.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos