Alcázar de Colón, fachadas lucen en creciente deterioro

13-14_Actualidad_06_1 M.,p01


Santo Domingo.-A pesar de ser un museo con un interior impecable y con piezas muy bien cuidadas de la época colonial, sus fachadas, su patio y su muro de protección se muestran muy sucios y descuidados, en donde el moho y las hierbas entre las piedras son claros ejemplos de este deterioro progresivo que experimenta este monumento.

El Alcázar de Colón o Palacio Virreinal, es una edificación colonial de dos niveles hecha en piedra. Su característica más importante es que tiene dos fachadas casi similares, con la diferencia que la cara hacia el río Ozama tiene seis arcadas en cada uno de sus niveles, mientras la cara hacia el oeste, en la Plaza España, tiene solo cinco.

Este edificio, en su fachada este, tiene una explanada con varios cañones y una vieja ancla de algún navío, tirados en el suelo. De estar en condiciones, debería ser un excelente mirador para turistas y visitantes hacia el río Ozama y el Mar Caribe. Sin embargo, aunque luce limpio de basura, está lleno de hierbas y sin acceso.

 

Algunas partes de las paredes externas lucen sucias y sin mantenimiento, lo cual origina que en estos lugares se observen dos tonos en el color de las piedras con las que está construido. Estos sucios, al parecer, son producidos por los caños de desagües, que hacen que el agua con sedimento del techo manche las paredes.

La fachada que mira hacia el río Ozama, que es la menos conocida, es la que luce más sucia, principalmente en su parte inferior, por donde se observan pequeñas hierbas entre las rocas de las paredes.
El muro perimetral de esta construcción colonial es posiblemente la parte más deteriorada y en descuido, y no es para menos, ya que la gran muralla de Santo Domingo, que protegía toda la ciudad en la época colonial, está igualmente descuidada.

“Este monumento ya se puede ver sucio en muchos lugares, y así es que empiezan a dejar todo para después, y en varios años tendremos un edificio cayéndose. Yo vivo por aquí y no es solo éste, dese una vuelta por las ruinas de San Francisco. Que hace años están diciendo que la van a rescatar, y nada”, se quejó Antonia Solano, residente en las proximidades.

En sentido general, puede decirse que lo que fuera la morada de Don Diego Colón se conserva en buen estado, pero debería estar mejor, y si las autoridades no toman las medidas correspondientes, en lo inmediato, las condiciones podrían empeorar.

13-14_Actualidad_06_1 M.,p02

Monumento cultural

El Alcázar de Colón es posiblemente el más importante monumento colonial del país, ya que fue la residencia de Don Diego Colón, primer virrey de América, hijo del descubridor Cristóbal Colón. En la actualidad es un museo que difunde y expone todos los aspectos relacionados con el Período Virreinal de la época de la colonia en el Nuevo Mundo.

Fue reabierto en el año 1957, luego de una reconstrucción realizada por el arquitecto español José Barroso. De manera impecable, en su interior se expone una colección con más de 800 piezas originales de los siglos XIII al XX, todas relacionadas con los diferentes ambientes de una residencia virreinal.

Diego Colón, gracias a las Capitulaciones de Santa Fe, y a las diligencias de su padre, se casó con doña María de Toledo, sobrina del rey Fernando el Católico. Siendo virrey de los nuevos territorios, llegó junto a su esposa a la isla en 1509 en calidad de gobernador.

A su llegada, la pareja fue a residir a la Fortaleza Ozama, para luego aposentarse en la Casa del Cordón, propiedad de Francisco de Garay, uno de los leales servidores de su padre. En el 1511 se inició la construcción de lo que sería su vivienda, el palacio conocido hoy como el Alcázar de Colón, que fue terminada tres años más tarde.

Para su construcción se contó con albañiles españoles que estaban a cargo de cientos de indígenas. La edificación a base de rocas coralinas, se realizó siguiendo un diseño arquitectónico renacentista, a los estilos español e italiano, con el gótico y el mudéjar.

Hay que destacar que, aunque ya no existen, este edificio fue construido con pequeñas estructuras aledañas, como una capilla, cocinas, caballerizas, casa de guardia, dormitorios de los sirvientes, letrinas, gallinero, herrería, granero, huerto y demás servicios, un pozo y aljibe.

Aunque se desconoce el nombre del arquitecto que diseñó la edificación de este palacio muy bien fortificado, se tiene claro que es de un estilo gótico mayormente. Tiene algunas características renacentistas, notables en sus arcadas, así como del estilo isabelino, observables en las borlas que lo adornan.

Como una gran mayoría de las edificaciones coloniales en la parte oriental de la isla, el edificio se construyó utilizando mampostería de rocas coralinas y se observa el uso del ladrillo en algunos puntos del interior. Originalmente, la residencia tenía 55 habitaciones, de las cuales se conservan 22.
El edificio tiene, además, dos amplios balcones o galerías sobre las arcadas de las fachadas este y oeste, siendo las del primer nivel más grandes que las ubicadas en el segundo, las cuales muestran el espíritu renacentista.

El entrepiso y los techos fueron ejecutados con el sistema de vigas de soporte. La cubierta tiene un desnivel suficiente para desaguar en pendiente las frecuentes lluvias tropicales.

Visitantes y turismo

El Alcázar de Colón es uno de los museos o monumentos coloniales más visitados por nativos y extranjeros. En el año 2017, el Ministerio de Cultura establece en su portal digital que un total de 203,284 personas visitaron esta edificación. En los meses de enero, febrero y marzo del 2018 sumaban 68,229 las visitas a este museo.

Un apunte

Vida nocturna

La fachada oeste, donde está ubicada la Plaza España, constituye un lugar de gran atractivo al caer las tardes y durante las noches, donde operan en su alrededor pequeños hoteles, restaurantes, bares y negocios, que son visitados por dominicanos y extranjeros, atraídos, además, por las actividades artísticas y culturales que promueven los ministerios de Cultura y de Turismo.

Esta parte es utilizada también como zona de exhibición por compañías y entidades comerciales, de servicios y sin fines de lucro.

El dato

Remodelación
La actual edificación, conocida como el Museo del Alcázar de Colón, fue remodelada entre los años 1955-1957 bajo la dirección del arquitecto español Javier Barroso, quien agregó algunos cambios a la original. Aquí se exhiben unas 800 piezas entre mobiliario, vestidos, esculturas, cerámicas, pinturas y armaduras que datan de los siglos XIII al XX.

13-14_Actualidad_06_1 M.,p03