Articulistas

Algo más que salud

Algo más que salud

José Díaz

Vivir

A Lidia García que nació el 3 de agosto  de 1930 y se nos fue 4 días y 65 años después.

El vivir resulta, en ocasiones, duro. Andamos construyendo espacios y momentos que esperamos sean para el disfrute y la escurridiza felicidad, pero la más de las veces fallamos y van quedando pedazos de uno en el camino; sin embargo, sin opción, hay que seguir viviendo por amargos que nos resulten esos momentos. Lo repito, sin opción, hay que seguir.

Una persona dentro de los límites aceptables de lucidez mental, capaz de valorar lo que hace y por qué lo hace, y viviendo ajustado a los principios de bien, con honestidad y lealtad, tarde o temprano alcanzará la “Paz interior” de Po en Kung Fu Panda, la Realización Budista y sabrá andar por el camino angosto que sugirió Jesús, y por tanto llegar a su Cielo, que el sacerdote que ofició la misa el domingo pasado en la Iglesia de la Universidad Católica de Santo Domingo aseguró que se empieza a disfrutar en la tierra.

En mi camino, transitado con mucha rigidez, pienso que me ayudó mucho tener la madre y los hermanos que el destino me deparó, seguir la lectura de Herman Hesse, García Márquez, Benedetti, Bosch, Krishnamurti, Luis Franco y Galeano, así como amistades con las que he mantenido fidelidad en el tiempo.

Entre todos, mi madre, a quien dedico este artículo, ocupa un lugar especial, pues supo superar todas las limitaciones educacionales, culturales y sociales para enseñarme, y a sus otros tres hijos, una forma decente de vivir. En fin, trate de ser ese “Hombre Nuevo” que pregonaba Ernesto “Che” Guevara, pero ahora, entrando a la vejez siento respeto por como he hecho el trayecto y confío, como diría Eduardo Galeano “Creo que fuimos hijos de los días, porque cada día tiene una historia y nosotros somos la historia que vivimos”, y esta otra cargada de sentido común “Mira pibe. Si Beethoven hubiera nacido en Tacuarembó hubiera llegado a ser director de la banda del pueblo”, y eso es “algo más que salud”.

Por: José Díaz (asesaijd@gmail.com)

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos