Mundo

Angola aprueba reformas de su Constitución y permitirá voto en el extranjero

Angola aprueba reformas de su Constitución y permitirá voto en el extranjero

Luanda (EFE).- Angola aprobó hoy reformas parciales de su Constitución, las primeras desde su adopción en 2010, con cambios que incluyen la posibilidad de votar desde el extranjero para parte de la diáspora angoleña o la inclusión de un estado de “desastre público” para casos como el de la pandemia de covid-19.

La medida, impulsada por el presidente angoleño, João Lourenço, fue aprobada por la Asamblea Nacional -institución en la que reside el Poder Legislativo angoleño, de sistema unicameral-, con 152 votos a favor (los del oficialista Movimiento Popular de Liberación de Angola, MPLA) y 56 abstenciones (de la bancada opositora).

“Me alegra la aprobación hoy de la revisión puntual de la Constitución por parte del Parlamento.

Quisiera agradecer a todos los diputados y miembros de la sociedad civil que contribuyeron al enriquecimiento de la versión propuesta inicialmente. Viva la democracia”, indicó Lourenço poco después de la votación a través de Twitter.

Entre los cambios, la reforma constitucional permitirá por primera vez la participación electoral de los angoleños en el extranjero. No toda la diáspora tendrá derecho al sufragio, sin embargo, sino que el cambio constitucional lo contempla solo para “los ciudadanos que residan en el extranjero por razones de servicio, estudio, enfermedad o similares”.

Al hilo de lo ocurrido en 2020 con la pandemia de coronavirus, se introdujo también un nuevo artículo constitucional que contempla la declaración de la “situación de desastre público».

Según el texto de la propuesta, “además de otros factores, la pandemia provocada por covid-19 demostró la existencia de una realidad ante la que la Constitución no está preparada para responder”.

En los primeros meses de la pandemia, de hecho, Angola recibió numerosas críticas de organizaciones internacionales denunciando la grave represión ejercida por las fuerzas de seguridad angoleña -con al menos 7 muertos entre mayo y junio, según datos de Amnistía Internacional- para hacer cumplir las restricciones de lucha contra el coronavirus.

El estado de desastre público se define en esta reforma como “una situación excepcional que no debe confundirse con los estados de anormalidad constitucional consagrados en la Constitución”, como el estado de guerra, de sitio o de emergencia.

Esta reforma constitucional parcial, que entrará en vigor en cuanto se publique en el boletín oficial del país, también incluye, entre otros, cambios referentes a la articulación del Poder Judicial angoleño o a afianzar la independencia del Banco Nacional de Angola (banco central).

Aunque el oficialismo asegura que se trata de cambios puntuales, la iniciativa recibió críticas de la oposición y de algunas organizaciones de la sociedad civil, que en los últimos meses lamentaron que esta reforma sólo contemplara cambios a propuesta del Gobierno.

Lourenço dirige Angola, segundo productor de petróleo de África subsahariana, desde septiembre de 2017, cuando reemplazó a José Eduardo dos Santos después de que éste gobernara el país con mano de hierro durante casi cuarenta años. EFE

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos