CMD ve hospitales estado calamitoso

Los doctores Carlos Roa, secretario general del Comité Ejecutivo del CMD, el presidente de la regional del Gran Santo Domingo, Luis Peña Núñez, y la delegada   Rosa Martínez.
Los doctores Carlos Roa, secretario general del Comité Ejecutivo del CMD, el presidente de la regional del Gran Santo Domingo, Luis Peña Núñez, y la delegada Rosa Martínez.


El deterioro y las condiciones deplorables en que se encuentran los hospitales del Gran Santo Domingo llevan a que los pacientes que acuden allí en busca de mejorar sus dolencias, a tener que trasladarse a centros privados por la falta de una atención de calidad y equipos, afirmó este martes el Colegio Médico Dominicano.

Los doctores Luis Peña Núñez, presidente de la regional del Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo; Carlos Roa, secretario general del Comité Ejecutivo del CMD, y Rosa Martínez, delegada provincical, observaron que los hospitales del Gran Santo Domingo ameritan que el Gobierno enfrente sus situaciones, ya que carecen de fármacos, equipos, especialistas, médicos y enfermeras.

El gremialista del CMD sostuvo que las condiciones en la que se encuentra el hospital maternidad La Altagracia, “es tétrica, pues fue remodelado reduciendo los espacios físicos, existen problemas de equipamiento, estacionamiento sin resolverse, y falta personal médico y enfermeras”.

Expuso que el segundo nivel del centro aún está cerrado, la emergencia saturada, “no hay camas suficientes para ingresos, el banco de sangre está cerrado, se redujeron las habitaciones, hay vicios de construcción, entre otras anomalías”.

Peña Núñez describió que en el hospital Marcelino Vélez Santana, el sistema de aire acondicionado tiene unos ocho meses averiado, y pese a que el CMD dio un plazo para solucionar el problema aún persiste.

Adujo que el pago de las guardias presenciales están atrasadas, faltan insumos, la planta física está en franco deterioro, y pidió igualdad salarial para el personal profesional, técnico y auxiliar con los del Servicio Nacional de Salud (SNS).

Sobre el Instituto Nacional de Cáncer Rosa Emilia Sánchez Pérez de Tavares (Incart), indicó que ese centro que costó miles de millones de pesos al Estado, confronta males que ameritan encaré el Gobierno para evitar su deterioro progresivo.

Exigió que el SNS nivele los salarios, ya que allí hay médicos que tienen salarios de 30 mil pesos, y otros devengan hasta 175 mil, entre otros problemas.

Refirió que en el hospital Vinicio Calventi de Los Alcarrizos, casi la mitad de los médicos y empleados administrativos, aún no han cobrado el mes de agosto, “porque la nómina se ha comprometido con los políticos”.

“Además, en el Calventi no hay insumos, la comida de los pacientes es mala, un desastre, el centro tiene una alta suma de deudas con los suplidores, no se pagan las guardias presenciales, y se ha incumplido con los acuerdos arribados en abril pasado sobre la nivelación de salarios con el SNS, entre otros males”, subrayó Peña Núñez.

El presidente de la regional del CMD en el Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo, describió que en el hospital pediátrico Hugo Mendoza, el cúmulo de pacientes es alto por falta de personal, además de que se están produciendo renuncias en masa de médicos, por inseguridad hospitalaria, la carga laboral allí es excesiva, y el personal espera la nivelación salarial para médicos para este mes y nuevos nombramientos.

Núñez anotó que en los hospitales Padre Billini y Luis E. Aybar, entre otras carencias, hay falta de suministro de fármacos, utensilios, equipos y personal, lo que ocurre en la mayoría de hospitales de la región.

UN APUNTE:

Incapacidad
El CMD abogó porque los males que afectan a hospitales públicos las autoridades del Gobierno los enfrenten rápidamente para evitar conflictos mayores, “ya que no permitiremos que los pacientes sigan afectados por incompetencias de algunos funcionarios del sector salud”, precisó Peña Núñez.