Cójanlo



Sacudida eclesiástica

 

Con los cientos de casos que se han denunciado, las diócesis de Estados Unidos han sido la cuna de los abusos sexuales a menores que tanto daño han provocado a la imagen y la credibilidad de la religión hasta en los rincones más apartados del planeta.

Sólo en los últimos cuatro meses se han publicado los nombres de más de mil sacerdotes acusados de pederastia. Nada más que unas 50 diócesis y órdenes religiosas han identificado públicamente a sacerdotes que han incurrido en abusos sexuales, en tanto otras se plantean dar a conocer todos los casos que se han denunciado.

Pensilvania ha sido el centro de los mayores escándalos que tanto avergüenzan al papa Francisco, quien ha reclamado a los obispos estadounidenses una nueva mentalidad. Además de Estados Unidos, en Chile, Argentina y España han salido a relucir nuevos casos de abusos cometidos por obispos.

En Estados Unidos diferentes diócesis han acordado pagar una indemnización millonaria a las víctimas de los abusos. El escándalo, que no da señales de aplacarse ni siquiera con la intervención del papa Francisco, ha sido una incisiva estocada al catolicismo.