Cójanlo



Clara señal

Las relaciones entre República Dominicana y Venezuela no son las mismas desde hace tiempo. Aunque se diga lo contrario.

De mediar a favor de una solución negociada a la crisis y abstenerse de votar en algunas resoluciones de la Organización de Estados Americanos (OEA) contra el régimen de Nicolás Maduro, el país ha pasado a la acera del frente.

No solo desmintió al presidente Nicolás Maduro cuando citó al Gobierno dominicano como mediador después de las cuestionadas elecciones que ganó sin contrincante, sino que ahora ha votado en la OEA contra la legitimidad del mandatario suramericano. Como Maduro había amenazado a los países de la región que desconocieran su juramentación la pregunta es si tomará alguna acción contra República Dominicana.

La resolución contra la legitimidad de Maduro contó con 8 abstenciones, 6 en contra y 19 a favor. La resolución, presentada por Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Perú y Paraguay llama a la realización de nuevas elecciones presidenciales con todas las garantías para un proceso libre, justo, transparente y legítimo. Al votar contra la legitimidad de Maduro el país sabe a lo que se atiene.