Béisbol Deportes

¿Cuál es la situación de Robinson Canó?

¿Cuál es la situación de Robinson Canó?

Robinson Canó

Algunos equipos podrían usar un bate zurdo sin exigir cifras abultadas 

NUEVA YORK – El experimento de Robinson Canó pasará a la historia de los Metros como un fracaso colosal. 

Dejando a un lado el dinero, en los días de Canó con los Metros, nunca fue el jugador que fue en Seattle y no estuvo cerca del bateador y defensor de primer nivel que fue para los Yankees. Eso fue justo cuando estaba en el campo, y la suspensión que puso fin a toda su temporada 2021 hizo que el intercambio de gran éxito fuera aún más difícil de digerir.

Canó, indiscutiblemente un gran jugador en su apogeo, no estaba ayudando mucho cuando estaba en la alineación y ciertamente no estaba contribuyendo mientras estuvo fuera todo un año. 

Debido a todo esto, la reciente designación de Canó para asignación tenía mucho sentido desde el punto de vista del béisbol, incluso si las ramificaciones financieras y el pedigrí All-Star de Canó hicieron que el movimiento fuera un poco sorprendente. 

Te puede interesar leer: Metros cortan lazos con Robinson Canó

Dos cosas son ciertas ahora: Canó no jugará otro juego para los Metros, y otros equipos al menos van a hacer su debida diligencia con él. Todos los equipos de la liga pueden usar un bateador designado ahora, lo que abre muchas más posibilidades para Canó, y otros clubes han elegido a tipos como Albert Pujols, Steven Vogt y el ex-Metro Jed Lowrie este año, que son mayores que o de edad similar a Canó y ya no se depende de él para números ofensivos masivos. 

Los intangibles serán un factor importante para cualquier club que esté evaluando a Canó, pero también hay algunos que podrían usar un bateador zurdo que aún puede jugar una segunda base aceptable en emergencias. Los fanáticos de los Metros también pueden consolarse con el hecho de que Jarred Kelenic, el gran prospecto del que se separó el exgerente general Brodie Van Wagenen en el canje de Canó, ha sido incluso peor que Canó en varias categorías estadísticas este año. 

Por supuesto, uno es un hombre de 39 años que está saliendo y el otro ha jugado menos de 162 juegos de la MLB, pero los primeros retornos de Kelenic hacen que el movimiento sea mucho más aceptable por el momento, especialmente con Edwin Díaz más que aguantando su parte del trato. 

Mientras el mundo del béisbol espera su próximo movimiento, hay algunos equipos que tendrían algo de sentido para Canó en el papel. Sin embargo, no es tan simple. 

Cuando se designa a un jugador para asignación, tiene siete días para ser canjeado o puesto en renuncia total. Nadie va a renunciar a algo en un canje por adquirir esta versión de Canó. Si un equipo lo reclama de las exenciones, también es responsable del dinero restante que queda en el contrato de ese jugador. Con Canó, eso sería negligencia financiera. 

Esto significa que, si Canó supera las exenciones como se esperaba, se convertirá en agente libre. Pero, debido a que tiene más de cinco años de servicio en la MLB, a Canó todavía se le debe el dinero garantizado restante en su contrato. Eso significa que cualquier equipo que quiera arriesgarse con el toletero complicado tiene que cubrir el resto del dinero que se le debe este año, así como los $24 millones para 2023. 

Ahí está el problema. Jugadores como Pujols, Vogt y Lowrie llegaron a la agencia libre abierta, lo que permitió a los equipos que los firmaron darles un contrato mucho más acorde con su valor actual. Ninguno de esos tres firmó por más de un año o $2.5 millones, una porción minúscula de lo que se le debe a Canó durante la campaña de 2023. 

Esencialmente, cualquier equipo que quiera intentar arreglar a Canó tendría que pagar una tarifa exorbitante que, francamente, no tendría ningún sentido. Nadie va a comer tanto dinero por un jugador que aporta tan poco en el campo en este momento. El otro problema con Canó durante su breve tiempo con los Metros de 2022 fue que para demostrar su valía, necesitaba jugar todos los días. Esto creó el dilema de que el equipo tuviera que sacar a Canó                                                                          cinco veces a la semana y dejar que recuperara su ritmo en los juegos reales que importan, o dejarlo en el pino como el adorno de banco mejor pagado de este lado de Ben Simmons. 

Un equipo como los Azulejos de Toronto, tratando de ganar sin disculpas ahora, sin bates zurdos, sin opciones inmutables actualmente arraigadas en DH o en la segunda base, habría sido la opción más lógica. Pero ese contrato que Canó firmó con los Marineros hace casi diez años todavía es increíblemente grande. 

Los efectos dominó de ese acuerdo (que los Marineros negociaron con la agencia Roc Nation Sports de Jay-Z, un grupo que ahora incluye a Van Wagenen, quien nuevamente es el agente de Canó), son fascinantes. Si el ex gerente general de los Marineros, Jack Zduriencik, no hubiera subido tanto el monto en dólares, su sucesor, Jerry Dipoto, no habría estado tan desesperado por mover a Canó durante las etapas iniciales de la reconstrucción de los Marineros. Si Van Wagenen nunca hubiera obtenido el trabajo de gerente general de los Metros, es casi seguro que el equipo no estaría de acuerdo con el intercambio de 2018 que los obligó a asumir el salario restante de Canó. 

Al mismo tiempo, si no hubiera canje, no habría Díaz, quien muy bien podría ser el hombre que cierre los juegos y asegure un lugar en la postemporada o gane una posible serie de playoffs. Si los Metros no cambian por Canó, es posible que nunca hubiesen obtenido a Starling Marte, otra pieza crítica del rompecabezas actual que dijo abiertamente que tiene una buena relación con Canó y que siempre quiso ser su compañero de equipo. 

Los entresijos de esta situación podrían hacer que la cabeza de cualquiera dé vueltas. Pero Designar para Asignación a Canó también trajo algo de claridad, finalidad y sentido común a los Metros, un equipo que podría hacer que todos se olviden rápidamente de esta saga en miniatura si aprovechan su buen comienzo en una temporada sólida. 

Roosevelt Comarazamy

Roosevelt Comarazamy