Articulistas

Economía

Economía

Narciso Isa Conde

El dinero del narco es consustancial al capitalismo enfermo  de estos tiempos y al cacareado crecimiento de la economía dominicana, que no es solo producto de remesas, exportaciones y turismo.

Imagínense el volumen del dinero sucio que ingresa… si ya en 1985, solo por Portillo-Las Terrenas –según un informe secreto preparado para la embajada de EE. UU. en el periodo 1982-1986  se movían unos  9 mil millones de dólares por año; una “chilata” comparada con lo que ahora pasa por puertos, aeropuertos, costas y frontera terrestre del país.

Incluso una de las porciones “lavada”, pero menos protegida, que queda  bajo control directo de las bandas de narcotraficantes -como es el caso de las inversiones del capo Mosquea-Falcón (10 mil millones de pesos), es  mucho menor que la que nutre  bancos y consorcios dominantes legitimados por los Estados capitalistas.

El fenómeno es global y local: “Las agencias de EU responsables de hacer cumplir leyes de lavado rara vez procesan a los megabancos que las violan… sus acciones apenas repercuten en la avalancha de dinero saqueado que se filtra al sistema financiero internacional… cinco bancos globales (JP Morgan, HSBC, Standard Chartered Bank, Deutsche Bank y Bank of New York Mellon) siguieron beneficiándose de actores poderosos y peligrosos luego de sancionados” (Portal Kavilando 20-9-20).

Hay quienes –como el presidente Abinader- nos quieren hacer creer que DEA tiene moral para hablar de narco-corrupción y EU determinación de acabar con ella, mientras el senador estadounidense Levin planteó que: «Las estimaciones indican que entre 500 mil millones y un billón de dólares de origen criminal se mueven y depositan anualmente en los bancos»…  y la mitad son estadounidenses. Por su parte, James Petras denunció que en solo en una «década entre 2.5 y 3 billones de dólares de origen criminal han sido lavados por bancos de EU y se mueven en circuitos financieros norteamericanos. (Estados Unidos, un imperio financiado con “dinero sucio” /Red Voltaire).

 RD es solo una pieza colonizada en el tablero de la corrupción imperial, lo que no cambia porque la DEA contribuya a desmantelar una u otra red con operaciones tipo Falcón. Eso es parte del juego. Dentro de un capitalismo global gansterizado, este país tiene una ubicación geoestratégica privilegiada y condiciones excepcionales para “puentear” inmensos volúmenes de drogas que generan sumas fabulosas en dólares y euros.

Operaciones tipo DEA-Falcón ha habido y la historia vuelve a repetirse. Porque si las mafias no se suicidan, el capitalismo mafioso menos; y este es un Estado en el que predominan los intereses de mafias políticas-militares y de capitalistas mafiosos.

Por: Narciso Isa Conde /narsoisaconde@gmail.com

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos