Articulistas Opinión

El Presidente y la cumbre

El Presidente y la cumbre

Elvis Valoy

Es harto conocido que la República Dominicana no cuenta con una política exterior dinámica y certera, que permita al país ejecutar en el extranjero una agenda para el progreso y el desarrollo. En materia de relaciones internacionales se repiten las mismas consignas que han demostrado hasta la saciedad su ineficacia.

El presidente Luis Abinader asistió a la novena Cumbre de Las Américas haciendo los mismos planteamientos que en cónclaves anteriores, discurso que intuye un total desconocimiento de las incógnitas que dominan el complicado ajedrez latinoamericano y mundial. Como leitmotiv que ya resulta cansón y que como bucle se repite y se repite, el mandatario dominicano dijo en la Cumbre que: “la comunidad internacional debe asumir de manera “definitiva” el problema de Haití con “un mayor compromiso” y, de forma urgente, trabajar por su pacificación y recuperación”.

Abinader ha estado en todas las reuniones internacionales como dignatario dominicano, y estoy completamente seguro de que en ninguno de esas convenciones se ha topado con una agenda que incluya ir en auxilio de Haití.

En esta novena Cumbre de las Américas el presidente estadounidense Joe Biden tuvo bien claro sus objetivos, y entre esos referentes nunca estuvo Haití. Hablar de migraciones para la administración norteamericana es hablar de las caravanas en el Triángulo Norte, en donde los Estados Unidos invierten muchos recursos para frenar los flujos migratorios que tienen como destino a esa poderosa nación.

Hasta los países de la Alianza para el Desarrollo en Democracia, como son Panamá y Costa Rica, firmaron la Declaración de los Ángeles sobre Migración y Protección. El diseño de una política hacia el Estado Haitiano debe ser tarea nuestra.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos