Articulistas Opinión

El triste diálogo entre 2 personajes moribundos

El triste diálogo entre 2 personajes moribundos

Santo Domingo.- Dos personajes que eran amigos y tenían muchas cosas en común, se encontraron cerca del mar Caribe e iniciaron una conversación sobre los problemas que les aquejaban, con la cual dejaron anonadados a quienes estaban en su alrededor.

Hola, le dice uno al otro. ¿Cómo te llaman?, pregunta uno. Me llaman el Río Ozama. ¿Y a ti?, le dice el otro. Mi nombre es el Río Isabela, recuerdas que en alguna parte nos juntamos.

1 Actualidad 27 6p01

Sí, recuerdo, y teníamos muchas cosas en común: muchos peces y el agua limpia, le recuerda el Ozama. Pero, ¿por qué estamos tan sucios, que nadie quiere venir donde nosotros?, le pregunta el Ozama.

Recuerdas que el Estado dominicano nos abandonó hace varias décadas, porque permitió la construcción de viviendas a nuestras orillas y así comenzó la muerte de los peces que teníamos, memoriza el Isabela.

Te puede interesar leer: Hombre Extraño, cuya riqueza se atribuía a un acuerdo con Lucifer

Recuerdo cuando venían los muchachos de Cristo Rey, Villa Mella y Capotillo a bañarse en nuestra agua, le dice el Isabela.

Pero Medio Ambiente prometió que nos iba a limpiar y no hace nada, le dice el Ozama.

¿Y les cree a esos babosos?, le pregunta el Isabela. No ves que toda la basura la tiran encima de nosotros, como ocurre con nuestro amigo de Santiago, el Yaque del Norte?. ¿Tampoco ves lo que pasa con nuestro amigo Nizao, que está muriendo por la extracción de arena?. ¿Y qué dices de los arroyos como el Yuca y Yaguaza, que hoy son cañadas de agua negra y a nadie le importa?.

Rio isabela

El Ozama se quedó absorto, al escuchar lo que su amigo le decía, mientras le recomendaba al Isabela que apagara el cigarro que estaba fumando. “Debes apagarlo, porque está contaminando a todos esos barrios”, le exhortó.

No estoy fumando, es la planta generadora que está en Timbeque, frente a Villa Duarte, le respondió el asqueroso Isabela.

Ah, sí, tienes razón. Por el humo de esa planta morirán muchos moradores de Borojol, Villa Francisca y el barrio Calero de Villa Duarte, advirtió el Ozama, mientras ambos continuaban su recorrido hacia el mar Caribe.