Opinión

Libros y lecturas

Libros y lecturas

La nación y su escritura
La nación y su escritura. Colección de voces dominicanas (1965-2017); autora: Carmen Canete Quesada; publicación de la Academia Dominicana de la Lengua; prólogo: Franklin Gutiérrez; cuidado de la edición: editorial: Santuario; diseño y diagramación: Amado Santana: imagen de portada: Diálogo de fauna (2017) – Antonio Guadalupe-, autorizado por el autor; impreso en Editorial Buho. IBSN:978-9945-609-35-6
La profesora Carmen Canete Quesada trabajó ocho años para entregar a la comunidad intelectual nacional y el público, por medio de la Academia Dominicana de la Lengua, una valiosa, oportuna y útil antología de voces que debe transformarse en un referente para el estudio y la docencia en torno a nuestra literatura.
Resalta el prólogo del investigador literario y profesor Franklin Gutiérrez, una figura con estatura intelectual reconocida en materia de estudio de nuestra labor creativa en la narrativa y la poética y que sirve de introducción a un estudio lúcido y documentado ensayo sobre nuestra literatura y que se convierte de hecho en un aporte de altísimo valor.

Quienes tienen inspiración u obligación de enseñar literatura dominicana, tienen en esta obra un apoyo que deben procurar por el valor que comporta su aporte. La autora evidencia una capacidad de análisis y un cuidado conocimiento de la obra de quienes ha seleccionado para integrar “La nación y su escritura”, producto de su inclinación por la investigación literaria, afinada por sus cursos de filología hispánica e inglesa de la Universidad de Córdoba, estudios de post grado en la Universidad de la Florida.

Fue beca Fullbright (2013) y procede de enseñar literatura en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra. Toda antología es una obra de la arbitrariedad intelectual. La expresión es de la autora de este singular ejercicio que pone en la mesa la labor escritural de un segmento temporal de nuestra literatura.

Por definición, la antología es una selección que valida unas obras (y autores) y descarta otras. En una palabra, se trata de un ejercicio ingrato cuando se concibe desde la perspectiva del universo que estudia.

Quienes no aparecen normalmente se molestan (se quejen o no públicamente, se alimente o no el chisme de pasillos literarios, se conciba o no como ofensa personal) sin valorar que se trata del derecho de quien hace la antología, a discriminar en función de sus criterios.

Este es el caso de “La nación y su escritura”, una formidable y necesaria antología de voces escritas por autores y autoras en función con la diáspora, por lo que no aparecen todas las obras de todos los autores. Cierto que en esta obra no aparecen Tomás Hernández Franco, Víctor Villegas, Héctor Inchaustegui Cabral, Plinio Chain Rene Rodríguez Soriano, Rafael Peralta Romero y otros, pero todos ellos se salen de los parámetros que, con todo su derecho, aplica la doctora Canete Quesada.

La nación y su escritura se decanta por una necesaria reconsideración del canon literario dominicano que expone como materia prioritaria de valoración la literatura creada y cruzada por la estadía de sus autores en el exterior, la mal llamada diáspora dominicana en el exterior.