Página Dos Pulsaciones

Motoristas abuso tráfico

Motoristas abuso tráfico

Motoristas en la ciudad.

Al inundar las calles, motoconchistas, mensajeros y deliverys se han convertido en un verdadero riesgo para conductores y peatones por las violaciones a la ley en que incurren.

No respetan la luz roja de los semáforos, circulan por cualquier vía en dirección contraria  y hasta sin el casco protector numerado sin que ningún agente de la Digesett siquiera se percate, aunque las violaciones se cometan en sus propias narices.

Esos motoristas, con la velocidad a que se desplazan, rozan vehículos y amenazan a los conductores que les reclaman como si estuvieran dotados de una licencia que les otorga impunidad.

En las intersecciones controladas por agentes de la Digesett nunca esperan que se autorice el paso, sino que lo hacen cuando lo consideran. Y los agentes, que son hasta violentos con los conductores de vehículos, ni siquiera se inmutan.

Menos aún si  visten ropa militar. Los motoristas se desplazan por túneles y elevados sin ningún problema, absteniéndose los días en que se realizan operativos.

El tráfico, con su elevadísimo costo por los tapones, constituye uno de los grandes dolores de cabeza para la población.

Tal parece que de la misma manera que se trabaja en la profesionalización y modernización de la Policía, habrá que hacerlo con la Digesett para que los agentes hagan respetar, sin incurrir en excesos, las leyes de tránsito tanto a los motoristas como a todos los conductores.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos