Cójanlo Página Dos

Otra sombra

Otra sombra

Roberto Fulcar

El saliente ministro de Educación, Roberto Fulcar, tuvo un gran gesto al solicitar a la Cámara de Cuentas que audite su gestión de sus años en la cartera.

Es lo más indicado para proteger su imagen personal y política, la cual en lugar de limpiarse no hace más que ensombrecerse con denuncias e insinuaciones de irregularidades.

Ahora mismo el director de Contrataciones Públicas, Carlos Pimentel, acaba de denunciar que en la gestión de Fulcar se la ponían en China a los representantes de ese organismo asignados para fiscalizar las operaciones de Educación.

El precedente que pudo haber sentado al solicitar la auditoría se ha diluido con el conflicto de la licitación sobre los libros electrónicos y la supuesta designación de personal para funciones inexistentes.

Puedes leer: Roberto Fulcar entrega PGR documentos licitación libros digitales

En aras de la transparencia, la verdad es que no solo la de Fulcar, sino las últimas gestiones en Educación han debido auditarse para determinar el uso que se ha dado a los recursos de la cartera.

Además de la del asediado Fulcar, a quien se le ha tildado hasta de prepotente, en otras gestiones han llovido las denuncias de irregularidades que jamás se han aclarado y que deben aclararse.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos