Bolsonaro es hospitalizado para prepararse para cirugía del domingo

Bolsonaro en imagen de archivo
Bolsonaro en imagen de archivo


Sao Paulo,  (EFE).- El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, fue ingresado este sábado en el Hospital Vila Nova Star, en la ciudad de Sao Paulo, para su preparación para la cirugía en el abdomen a la que será sometido el domingo, la cuarta desde que fue acuchillado hace un año cuando participaba en un mitin electoral.

La comitiva del jefe de Estado llegó al centro médico privado en el elegante barrio de Itaim hacia las 20.00 hora local (23.00 GMT) y el mandatario fue rápidamente registrado y trasladado a la habitación en la que pasará la noche y será preparado para la intervención.

La operación, con la que los médicos buscan corregir una hernia de incisión de 8 centímetros de diámetro que surgió en el abdomen como consecuencia de las intervenciones anteriores, está prevista para las 7.00 hora local (10.00 GMT) del domingo y los médicos calculan que puede prolongarse por unas tres horas.   La cirugía es considerada de medio porte y los médicos prevén que el mandatario permanecerá hospitalizado por lo menos hasta el jueves.

Bolsonaro transmitirá el cargo antes de su operación al vicepresidente de Brasil, el general de la reserva Hamilton Mourao, que lo ejercerá interinamente por lo menos hasta el jueves.   Pese a que el mandatario tendrá varias restricciones en los primeros días después de la operación, el gobernante, como hizo la última vez que fue operado y cuando ya ejercía su mandato, pretende montar un Gabinete en el propio hospital para desempeñar algunas de sus funciones.

Bolsonaro pretende regresar a Brasilia así que reciba el alta médica, lo que está previsto para el jueves, pero los médicos le recomendaron que guarde por lo menos diez días de reposo.   El líder ultraderechista y capitán de la reserva del Ejército, que en la mañana de este sábado encabezó en Brasilia, por primera vez en su condición de jefe de Estado, el desfile militar por el Día de la Independencia de Brasil, desembarcó en el aeropuerto Congonhas de Sao Paulo pocos minutos antes de su ingreso al hospital.

Bolsonaro llegó a la capital paulista en el avión presidencial acompañado por su esposa, Michelle Bolsonaro, y por sus tres hijos mayores- el senador Flavio Bolsonaro, el diputado Eduardo Bolsonaro y el concejal por Río de Janeiro Carlos Bolsonaro.   En declaraciones que concedió este jueves a periodistas, el jefe de Estado dijo estar tranquilo antes de la intervención y que no teme complicaciones.

“Hace dos días que estoy obedeciendo fielmente lo que los médicos ordenaron. Si Dios quiere todo correrá bien”, afirmó al indicar que desde el jueves viene cumpliendo una dieta líquida.   Según el médico Leandro Echenique, miembro del equipo médico del gobernante, la nueva cirugía es más simple que las anteriores y común entre las personas que se sometieron a intervenciones en el abdomen.

El especialista dijo que, pese a que no se queja de dolor en el abdomen y a que la hernia no es aparente, el presidente sí admite sentir un incómodo en la región.   Bolsonaro recordó este viernes, cuando se cumplió el primer año del ataque, que prácticamente nació de nuevo y que por poco pierde la vida.

El autor del ataque, Adelio Bispo, fue detenido el mismo día, pero en junio de este año la Justicia lo absolvió por considerarlo no imputable por sus problemas mentales, una decisión a la que defensa de Bolsonaro interpuso un recurso para impedir que la persona que supuestamente ordenó el ataque quede impune.