Articulistas Opinión

Confluencia educativa

Confluencia educativa

Carlos Manuel Estrella

Los efectos de la pandemia de Covid-19 a nivel planetario marcan un antes y un después y sirven de frontera que define otra época por cuanto su impacto en el quehacer cotidiano es impronta y por dialéctica las cosas en diferentes ámbitos no volverán a ser como otrora, requieren nuevos enfoques.

La educación cambió en forma y fondo de la tradicional actitud del docente con cátedras presenciales magistrales para audiencia cautiva y pasiva al inédito escenario virtual de distancia ilimitada e infinitas posibilidades de acceso multimedia a bases de datos y clases sincrónicas y asincrónicas.

Una evolución drástica de la educación a distancia vía radio, televisión y correo tradicional con salto que dejó atrás veteranos docentes “analógicos” y hasta estudiantes y que también evidenció la enorme brecha digital, fallas de conectividad, acceso a redes y otras desigualdades propias del subdesarrollo.

Ahora el mundo enfrenta el reto de vuelta paulatina a la cotidianidad pre Covid 19 que nunca será la misma y por eso en educación superior la lógica indica que no debe haber regresión de golpe al sistema presencial anterior sino que conviene asimilar lo bueno de la virtualidad y unirlo al viejo modelo.

La estatal UASD concentra cerca de 200 mil estudiantes y el conjunto del resto de casi 40 entidades privadas de educación superior debe superarla para una población activa de cerca de medio millón de personas que también tienen que adecuarse a lo “normal”, en transición al próximo ciclo académico.

Aprovechando las fortalezas de lo aprendido en virtualidad, debe producirse la necesaria confluencia educativa para que en el futuro cercano convivan en armonía lo presencial, con méritos de la cara a cara, con el inmenso poder del mundo virtual en era de tecnologías de información y comunicación.

Carlos Manuel Estrella

Carlos Manuel Estrella