Cójanlo

Dura batalla

Dura batalla

La ruta de la limpieza emprendida por el Gobierno y el Ayuntamiento de Santo Domingo Este para liberar las calles del municipio de los vertederos de basura que las inundan se ha convertido en una dura batalla.

A casi una semana de la jornada los desperdicios parecen desafiar a las brigadas de hombres y la flotilla de camiones que se utilizan para limpiar las principales avenidas.

El alcalde Manuel Jiménez estimó que en 45 días las calles estarán libres de desperdicios, pero por ahora las perspectivas no lucen muy auspiciosas. Tendrán las autoridades que emplearse bien a fondo para liberar las calles de los montones de basura que afectan la salud y el ornato de la población.

El alcalde ha recibido duras críticas de todos los sectores por la crisis que ensombrece una gestión que se inició con las más amplias expectativas.

Jiménez había garantizado que en sus primeros días el municipio estaría libre de desperdicios, pero es claro que no ha podido con la basura. Ante lo gravísimo que representan los desperdicios el Gobierno ha tenido que darle una mano, pero ni así se ha podido cantar victoria. Y todavía no se sabe cuándo será.

El Nacional