Articulistas

Entre el cielo y tierra

Entre el cielo y tierra

Mary Leisy Hernandez

Noche londinense

Caminar por Londres y ver los grandes letreros del Fantasma de la Opera, Los Miserables y otros clásicos musicales no era lo previsto, pero yo lo disfruté como un gran premio de consolación. Hasta me imaginé estar frente al escenario.

Vi a Mary Poppins volar como cuando vi esta producción con mi hija siendo ella niña. Pasar por el teatro Harry Potter fue volver a escucharla de adolescente, cuando me contaba sobre sus lecturas.

Fue una noche de paso en Londres, de camino a Norwich, la ciudad donde se graduó nuestra unigénita. Quisimos aprovechar la noche para ver algún espectáculo, pero todo estaba completo. Si había algo de Shakespeare no nos enteramos.

No era nuestro objetivo esta vez. En principio buscábamos algo menos clásico, algo alternativo. Nos sorprendimos de lo mucho que encontramos en ambos renglones, pero nada disponible vimos para los que buscan a última hora como nosotros.

Para mí fue todo un espectáculo la búsqueda cibernética. Leer las sinopsis de cada obra, de las conocidas y las que nunca antes ví. Igual ver las diferencias entre las producciones de los grandes escenarios y los monólogos de los teatros alternativos con producciones creativas sobre situaciones muy recientes.

Entre nuestros intentos, incluimos ir a un restaurant muy wao, para cenar escuchando en vivo cantantes de ópera. En ese intento también fallamos. Era jueves y solo se presenta los fines de semana. Otra vez será.

Esta vez caminamos por Soho, barrio lleno de diversidad, abertura y sorpresas. Ver el teatro sin entrar y disfrutar al mismo tiempo y a nuestra manera de cada uno de los musicales y obras sin boletas y sin pagar un chele.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos