Entre escenas de dolor entierran dirigente PLD asesinada

er5


Santiago.  Fueron sepultados, pasado el mediodía de este sábado, en el cementerio de Jacagua de aquí,  los restos de la dirigente peledeísta, Fátima Altagracia Guzmán Medrano, asesinada a tiros en La Guáyiga de Pedro Brand,  la madrugada de viernes  por su esposo Humberto Bussi,  quien se disparó en la boca con fines suicidas y horas más tarde fue declarado muerto en un hospital.

En el camposanto ubicado en el norte de la ciudad,  se vivieron escenas de llanto y dolor, de familiares y amigos,  que todavía se preguntaban qué pasó.

Uno de los dos hijos de la pareja, un adolescente de 15 años, cuyo nombre se omite por razones legales entre lágrimas se preguntaba,  “Papi por qué lo hiciste”…

El adolescente desconsolado,  minutos después tuvo que ser sacado del lugar por familiares, mientras el féretro conteniendo el cadáver de su madre era deslizado por cuatro hombres hasta su última morada, en el nicho familiar.

El cadáver fue velado  en la vivienda familiar, desde  la noche de viernes en la comunidad Parada 7, de El Ingenio Abajo de esta ciudad y alrededor de las 11:00 de la mañana de este sábado trasladado al cementerio.

“De corazón se lo digo, no sé qué pasó”… dijo previo al entierro,  con voz entre cortada Victoria Guzmán,  al describir a su cuñado Humberto Bussi como un hombre pacífico, tranquilo, honesto y trabajador,  que de la mano de Fátima levantaron una familia.

“Salieron los dos juntos, luchando,  para formar esos dos hijos que dejaron y él era una persona muy buena”, explicó Guzmán.

Recordó que  decidió salir de Guayubín, en Montecristi, de donde es oriunda la familia,  se estableció en esta ciudad y luego trajo a su hermana Fátima que siempre mostró interés en superarse.

Señaló que sus padres, Isabel y Germán,  se encuentran destrozados con la tragedia. A pesar de que su padre padece del Alzheimer, tiene sus momentos de lucidez.

“Fátima fue una niña despierta, muy inteligente, sumamente feliz, dinámica, con una perspectiva de vida grande, siempre quería luchar porque para ella no había nada difícil”, dijo Victoria.