Generalidades



Tremenda actriz

Aunque el actor es actor sin importar que se desarrolle en el cine o en el teatro, haciendo comedias o dramas, evidentemente que el actor que se forja con bases teatrales tiene en sus manos las posibilidades de obtener más herramientas a la hora de construir un personaje y ofrecer su mejor interpretación.

¿A qué me refiero? Bueno que en el teatro todo es en vivo, no hay espacio para trabarse mientras se habla, no hay una toma más o un vamos a repetir la escena, y lo más importante para el actor, es que percibe ante sus ojos si al público le está gustando o no lo que hace.

Para ponerle un ejemplo sencillo, el teatro es como cuando escuchas el tema que te gusta de un artista en vivo, en vez de escucharlo grabado, donde el artista tuvo la oportunidad de cuidar cada detalle de su voz y de la música.

Hago este breve comentario porque lo que presenciamos la obra “La Magdalena” fuimos testigos de unas de las actuaciones más relevantes de este año en cuanto a monólogos se refiere, uno de los retos más difícil para el actor, pues todo recae en él.

Y esa gran actriz que nos dejó impactado a todos fue Carlota Carretero, una de las mejores actrices con que cuenta la República Dominicana.

Carlota se ha introducido en la piel de María “La Magdalena” para presentarnos la historia de esta gran mujer de la mano del texto de la escritora Marguerite Yourcenar, que cuenta la historia de esta mujer que busca el contacto divino, acudiendo a un lugar sagrado. Pero una turba de curiosos la sigue, la insulta, la apedrea. Ella los apacigua, ofreciéndoles el testimonio de su salvación.

Con gran capacidad actoral, Carlota ofreció uno de sus mejores personajes en un escenario minimalista donde el único foco de atención era ella, por lo que cada palabra, gesto y movimiento era de suma importancia.

Guilllermo Cordero, director y productor de la pieza teatral no tuvo mejor elección que Carlota para llevar al público esta historia que en cada palabra pronunciada logró llevar muy bien la historia y el mensaje.

También resaltar la parte técnica a cargo de Bienvenido Miranda en las luces, Camilo Landestoy en la asistencia de dirección, Renata Cruz en el vestuario y la escenografía bajo la realización de Carlos Ortega.