Haitianos inundan RD



Recientemente, un noticiero de televisión local transmitió las imágenes de alrededor de tres mil haitianos cruzando la frontera en horas de la madrugada, siendo detenidos por los militares de puestos en la zona y devueltos a su país. Los inmigrantes deportados fueron colocados en filas, bien custodiados por miembros del Ejército, y repatriados sin resistencia.

El ministro de las Fuerzas Armadas, teniente general Rubén Darío Paulino Sem, afirmó que los haitianos fueron detectados por un dron cuando realizaban la travesía, por lo que pudieron detener esa gran cantidad de indocumentados, resaltando que en la frontera hay decenas de cámaras de videovigilancia y diez puestos de chequeos interagencial, lo que contribuye a un mejor control de la línea limítrofe.

Es alarmante y llena de estupor a cualquier dominicano que ame a su Patria, la cantidad de haitianos que entran diariamente, burlando los controles militares, y según expertos en estadísticas, dentro de diez años los nativos del vecino país superarán a los dominicanos, originándose una virtual fusión de la isla y la pérdida de la soberanía nacional.

Los haitianos se han apoderado del país sin hacer un solo disparo ni ningún amago de respuesta contundente de parte de nuestras autoridades que, al parecer, no le importa el destino de la República ni la sangre derramada por nuestros patriotas para que seamos un país libre e independiente.

El dato siguiente es para poner alerta a toda la población dominicana: solamente en el mes de agosto de este año, fueron deportados 6,542 haitianos, ignorándose el número que logró pisar suelo dominicano y se refugió en los miles de favelas de ilegales qué hay en toda la geografía nacional que se inician desde Higüey hasta los lugares más recónditos de la República.

Los ambientalistas están muy preocupados por las depredaciones de los haitianos a nuestros bosques y fauna, citándose entre otros lugares deforestados a Bahoruco, espacio que tiene la mayor cantidad de especies endémicas, muchas de las cuales han desaparecido por el conuquismo nómada, incendios y la tala y quema de árboles para producir carbón vegetal, acción criminal ejecutada por los haitianos que nos invaden.

Conforme a un estudio realizado por las autoridades del Jardín Botánico Nacional, un total de 813 especies endémicos se encuentran en estado crítico de extinción, y la única solución para preservar o tratarse de salvar nuestra flora y fauna, es sacando y deportando a los haitianos de los bosques y montañas, dejando libres los espacios de estos destructores, proclives a dañar la vegetación y las aves que aún sobreviven.