Iglesia llama la sociedad a reclamar sus derechos

Camino es editado por el Arzobispado de Santiago.
Camino es editado por el Arzobispado de Santiago.


SANTIAGO.- El Arzobispado de esta ciudad llamó a la sociedad dominicana a reclamar sus derechos, pero sin olvidar sus deberes, a fin de provocar cambios que hagan la diferencia.

“No es verdad que esta sociedad se derrumbó, que no hay salida y que las esperanzas de un mundo mejor se esfumaron”, dice esa institución, a través del editorial titulado “Hagamos la diferencia”, que publicará el semanario Camino, su vocero escrito, el próximo domingo.

Al tiempo de plantear que jamás se adopte una actitud derrotista, el periódico recomienda nunca olvidar que el bien no hace ruido, y que  es mucho más la luz que la oscuridad.

Admite que hoy hay que nadar más fuerte contra una corriente de pensamiento y acción que parecen gozarse en el mal y que la multiplicación de los signos de muerte crece cada día más, pero insiste en hacer la diferencia y que así el cambio se notará.

Como parte de esa transformación Camino considera que los funcionarios públicos deben entender que su misión es servir y no lucrarse con los bienes del Estado.

Asimismo, que los empresarios y comerciantes lleven sus cuentas con transparencia con relación a los impuestos que deben pagar al Estado y que la clase política sea honesta y no haga una piñata de los bienes que pertenecen al pueblo.

De igual manera, que militares y policías no defrauden la confianza que la población ha depositado en ellos, para que su conducta engrandezca la Patria.

Con relación a los jóvenes, el semanario Camino les recomienda  no perder sus días vegetando y destruyendo sus vidas y que los cristianos sean estandartes de solidaridad y compromiso con los más necesitados.

“Que jamás seamos piedras de escándalo para tantas personas sedientas de Dios y que muchas veces los alejamos con nuestra forma de actuar”, subraya el seminario, con relación a la actitud que entiende deben asumir los cristianos.

Al final, Camino pide que en este tiempo de Cuaresma y siempre “hagamos la diferencia en cuanto al servicio y la entrega, siendo propulsores de un mensaje transformador y liberador de tantas ataduras que impiden tener una sociedad más justa y fraterna”.