¿Qué Pasa?

Mediación familiar Permite acuerdos en divorcios

Mediación familiar  Permite acuerdos en divorcios

Para nadie es un secreto que un divorcio en la familia representa un acontecimiento difícil y más aún si no se tiene la orientación adecuada de cómo manejarlo tanto en la pareja como en los hijos.

Pero a pesar de ser un evento traumático, un divorcio bien manejado puede ser una vía hacia la salud y armonía de la familia independientemente de que no exista relación de intimidad entre los padres como pareja.

Así lo afirma la psicóloga clinica Rosa Hernández, quien analiza que el aumento de los divorcios deja clara la necesidad de nuestra sociedad, de profesionales en el área de psicología que acompañen en este proceso para el bienestar mental de los hijos y restablecimiento emocional de padres que podrían percibir el divorcio como un fracaso en sus vidas.

“El proceso de mediación familiar es un recurso que se utiliza para ayudar a los padres a establecer acuerdos bajo el respeto y cooperación mutua, con el fin de cubrir las necesidades biopsicosociales de cada uno de los miembros, en particular la de los menores, dentro de un ambiente de armonía y que puedan adaptarse a su nueva vida”, aporta la profesional.

En lo que se refiere a la figura del mediador -ex plica la psicóloga- éste debe ser una persona calificada para conducir un proceso de mediación, con actitud conciliadora, autocontrol, experto en relaciones interpersonales, tener habilidades de comunicación, negociación y manejo de conflictos, conocimientos de derecho de familia, así como también, manejo de principios claves como son la neutralidad, imparcialidad y confidencialidad de los involucrados.

Las principales funciones de este mediador deben ser, según plantea H. Touzard:
1.- Rehabilitar los canales de comunicación en la pareja.

2.- Crear el compromiso del cumplimiento posterior de los acuerdos. Que la pareja se comprometa a cumplir a largo plazo las acciones convenidas en la mediación.

3.- Identificar las acciones a potenciales conflictos. El mediador necesita anticipar cualquier punto de conflicto a largo plazo que pudiera tener la pareja en ponerse de acuerdo en lo que deben hacer con los hijos. Ejemplos de estos:

a. Dónde pasarán las vacaciones, si se irán fuera del país o si se pondrán en campamentos.
b. Tratamiento de las fechas y eventos especiales.
c. Celebración de cumpleaños.

4.- Acordar el manejo de un conflicto actual. Debido a que las parejas han roto la vía de comunicación existen conflictos subyacentes que no han podido resolver.

“Los beneficios del proceso de mediación son múltiples, ya que permite restaurar la comunicación entre ambos progenitores, posibilita la creación de una atmósfera de cooperación, reduce el riesgo de que los padres utilicen a los hijos como medio litigio infructuoso, previene comportamientos de abandono e indiferencia parental posterior a la separación”, explicó.

Agregó que además de ofrece definir un acuerdo adaptado a las necesidades de cada familia, disminuye las consecuencias emocionales negativas y secuelas psicológicas que perturben la salud mental de los hijos.

UN APUNTE

Estadísticas

De acuerdo a la Oficina Nacional de Estadística, en República Dominicana, en el periodo 2012-2016 se registraron 98,174 divorcios, creciendo a una tasa promedio de un 5 % cada año, lo cual indica un aumento considerable que afecta la célula familiar dominicana.

Miguelina Terrero