Cójanlo

Pasto del crimen

Pasto del crimen

La intervención de los sectores de Santiago que en estos días han convertido la ciudad en pasto de la violencia criminal, con 11 muertes en un periodo de cuatro días, debe ser solo un primer paso para abordar un desafío que tiene en ascuas a la población y más desacreditada a la Policía.

Porque, como ha podido observarse, esa criminalidad tiene múltiples aristas, que van desde los asaltos para despojar de algún bien a las víctimas hasta los aparentes ajustes de cuentas.

La crispación, la rebelión contra las leyes y el robo puro y simple se inscriben entre los muchos factores que han tornado a Santiago en una ciudad violenta e insegura.

Por supuestas diferencias hombres armados dispararon contra un teteo, causando la muerte de cuatro jóvenes y heridas a otros.

Los agresores no midieron, o no les importó, las fatales consecuencias de su acción. Antes del actual rebrote que ha tenido como principal escenario a los sectores Hermanas Mirabal, Cienfuegos y otros, Santiago había sido estremecido por asesinatos con la impronta del sicariato.

Por ahora lo más urgente es frenar la criminalidad, sobre todo los asaltos, que ocurren a cualquier hora y en cualquier lugar.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos