Articulistas Opinión

¿Por qué muchas religiones colocan a las mujeres en segundo plano?

¿Por qué muchas religiones colocan a las mujeres en segundo plano?

La mujer siempre ha sido relegada a un segundo plano por la mayoría de las religiones e, incluso, por pensadores que se destacaron por sus grandes aportes a la humanidad.

En la Biblia encontramos pasajes en los que se advierte que la mujer no puede dirigir al hombre, pero tampoco hablar en las congregaciones ni subir a púlpito.

«Vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice». Primera carta a los Corintios, escrita por Pablo de Tarso.

Pero ello no se queda ahí. En la primera carta a Timoteo, Pablo escribe lo siguiente: «Yo no permito que la mujer enseñe ni que ejerza autoridad sobre el hombre, sino que permanezca callada». 

En algunos pasajes bíblicos encontramos narraciones que colocan a la mujer como traicionera. En el Génesis lo encontramos en el cuento sobre Eva, que «hizo pecar a Adam».

Y la narración sobre Dalila, que traicionó a Sansón y que también aparece en la Biblia (libro Jueces)?.

Pero no solo en la Biblia encontramos cosas como estas.

Para el filósofo chino Confucio «la mujer es lo más corrupto y lo más corruptible que hay en el mundo».

Además, para el fundador del budismo, Siddhartha Gautama, mejor conocido como Buda, «la mujer es mala».

Una oración judía ortodoxa dice lo siguiente: «Bendito seas Dios, rey del universo, porque tú no me has hecho mujer».

En el hinduismo, quien reencarna en una mujer es porque en su vida anterior hizo muchas cosas malas.

Tertuliano, el escritor cartaginés, escribió en una ocasión que «la mujer es la puerta del infierno».

Todos hemos leído sobre la aplicación de la ley islámica por parte del movimiento Talibán en Afganistán. La mujer no puede salir a las calles si no está acompañada de un hombre.

En el Corán se dice que «los hombres son superiores a las mujeres […]. Las mujeres virtuosas son obedientes y sumisas».

¿Pero por qué esa discriminación contra las féminas?

«Muchas de esas cosas se escribieron en un contexto en el que la vida era vista de otra manera. Hoy la mujer tiene un rol diferente en la sociedad», dijo el evangelizador Claudio Mercado.

Pero a pesar de que algunos creen que esa discriminación fue asunto del pasado, en la actualidad encontramos congregaciones que no le permiten a la mujer dirigir ni subir a púlpito en la iglesia.

Una de ellas es la de los Testigos de Jehová, donde el rol de dirigir está consagrado a los hombres.

En la religión católica también observamos que el rol gerencial está en manos de los varones y no de las féminas.  

De su lado, las religiones evangélicas no prohíben a las mujeres predicar ni asumir ningún rol gerencial, lo que ha permitido el crecimiento de esas congregaciones en muchos países de América.

Juan Julio Gómez

Juan Julio Gómez