Editorial Opinión

Sobre la llaga

Sobre la llaga

Haití ha vuelto al ámbito internacional con la advertencia del influyente periódico estadounidense The Washington Post de que el pandemónium de violencia que agobia a esa nación se agrava con el envío de armas y deportados desde Estados Unidos, que ese diario define como “síntoma de la cruel indiferencia y la miopía moral del mundo” hacia esa nación.

La Organización de Estados Americanos (OEA), que ha sido indiferente a la crisis haitiana o pretendido que República Dominicana asuma el papel de cirineo en ese drama, culpa ahora a la comunidad internacional por el grado de descomposición prevaleciente en Haití, por lo que propone un nuevo abordaje.

Al hablar ante un congreso de periodistas negros e hispanos, la vocera de la Casa Blanca, Karine Jean Pierre, dijo que el presidente Joe Biden “está preocupado por la situación de Haití”, de la que dijo “es complicada de abordar”, que “no se hará de la noche a la mañana”.

Lo que no ha sido complicado ha sido el envío a Haití desde Estados Unidos de un contenedor con 18 armas de guerra, pistolas y 15 mil municiones, en cuyo documento de embarque figura como una donación de “útiles escolares y alimentos secos», según consigna The Washington Post.

La otra gran contribución de Washington para “aliviar” las penurias haitianas, según el influyente diario, ha sido la remisión desde Louisania de 120 vuelos repletos de deportados, que este año ya suman 26 mil, la mayoría niños, muchos con menos de dos años.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, culpa ahora a la comunidad internacional por el desastre en Haití, pero durante su gestión de casi siete años ha sido indiferente, lo mismo que la Asamblea General ante el deterioro de la situación económica, política y social de esa empobrecida nación, cuyas instituciones virtualmente no existen.

El secuestro de 16 misioneros estadounidenses por una banda armada en Haití, no motivó la atención de la Casa Blanca hacia el drama haitiano, a pesar de que cuando anunció la muerte del líder de Al Qaeda, Aymam al Zawahiri, en Afganistán, el presidente Biden advirtió que no importa el tiempo que se tome o el lugar donde se esconda, Estados Unidos atraparía a quienes agredan al pueblo estadounidense.

Uno de los más influyentes diarios estadounidenses ha colocado el índice sobre la llaga de la crisis haitiana, lo que ha motivado que la OEA intente deshacerse de sus viejas culpas, aunque de justicia es decir que en el editorial de The Washington Post se consignan todas las verdades sobre Haití que hasta el cansancio ha pronunciado República Dominicana.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos