Articulistas

A Tony Raful

A Tony Raful

Ramón Rodríguez

Parece que se ha consumado la muerte del pensamiento crítico. A Edgar Morín, maestro del pensamiento complejo, lo conservamos como una reliquia en desuso, »acribillado» ante aquella muerte de los metarrelatos, que propusiera Jean François Lyotard en su ‘’Condición Posmoderna’’ Ya no sólo se construyen las verdades desde el poder, como tantas veces advirtió Michel Foucault, sino también, mentiras justificadoras de genocidio.

El maestro Tony Raful, acaba de presentarnos un artículo periodístico, profundo e interesante: ‘’ Historia circular versus historia en espiral’’ Y nos convida sin decirlo, a desempolvar a todos los pensadores que han querido buscar respuestas a este mundo desbocado que ya no responde ni a la fe ni a la razón.

Raful, de quien conservo sus cátedras de Política en la UASD de mis amores, nos invita a un debate profundo ante un mundo que avanza perversamente, desfigurando el concepto de libertad y enterrando en las profundidades de los océanos, el concepto de amor, sustantivo que ha creado tantas maravillas y que llevó a Shakespeare a que Hamlet tuviera que expresar: ‘’Qué obra maestra es el hombre’’


Ya no solo se construyen las verdades desde el poder

Angustiosamente, Raful nos convida a ‘’rehacer el pensamiento humano desde una perspectiva diferente’’ tal y como lo soñó Stefan Zweig.

Aunque para Giambattista Vico, la historia en espiral es un ‘’avanzar y retroceder’’, pienso-Y qué bueno que existo- que la historia en espiral da respuestas categóricas a los procesos que marcan hitos ‘’definitivos’’.

Giovanni Pico della Mirandola ya nos había dado toda una cátedra en su ‘’Discurso sobre la dignidad del hombre’’ y Thomas Hobbes nos había advertido que ‘’ El hombre es un lobo para el hombre’’

Saludamos al profesor Tony Raful por estos cuestionamientos de carácter existencial, pues, aunque el hombre sigue siendo la medida de todas las cosas, algún Dios, aunque inventado por Voltaire, deberá librarnos de este caos moral que nos degrada.

Ha muerto la razón, mientras se mantiene el elogio a la locura y al egoísmo.

¿Rehacer el pensamiento humano ante esta feria de vanidades? Es tarea harto difícil en este mundo deshumanizado y sin rumbo.

Por: Ramón Rodríguez – [email protected]

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos