Articulistas

Alerta Amber

Alerta Amber

Orlando Jorge Villegas

Una tarde cualquiera de enero del 1996, una pequeña niña de 9 años salió a jugar en Texas con sus amigos y su hermano. Pedaleaba en círculos su bicicleta rosa cuando un hombre la sorprendió por detrás, la tomó por la fuerza y la metió en una camioneta negra. Solo un vecino fue testigo del hecho y fue este quien alertó a la policía. Esa niña era Amber Hagerman.

Tras cuatro días de labores de búsqueda por parte de la familia, los vecinos y la policía, fue hallada sin vida. Ante tan horroroso caso surgió la idea de crear un sistema de alerta, que al igual que los boletines meteorológicos, interrumpieran la programación de la radio y de esta forma alertar a la comunidad que un niño se encontraba desaparecido. Así nació la Alerta Amber.

Este sistema ha sido implementado exitosamente en Estados Unidos y otras partes del mundo durante décadas. Su notoriedad internacional sirve como garantía de seguridad hasta para los turistas.Con el tiempo ha ido evolucionando, y hoy en día la Alerta Amber es recibida en todos los teléfonos móviles, figura en todos los canales de televisión, y hasta en vallas en las carreteras.

Casos como el de Amber tienen cierta resonancia al de Carla Massiel, Alexander Sangy cientos de niños más que no han podido retornar a salvo a sus casas. República Dominicana necesita modernizar su sistema de respuesta ante estos casos, no solo apoyándose de las nuevas tecnologías, sino que sus instituciones también se apoyen entre sí, y que, a su vez, estas se apoyen de la ciudadanía.

Tras estudiar los casos de desapariciones de los últimos cinco años, notamos que un gran número de ellas, eran de personas mayores con condiciones de salud mental o enfermedades degenerativas que afectaban sus capacidades cognitivas.

Por ello, decidimos incluirlos como parte de la población vulnerable que aplicará para activar una alerta.
El Proyecto plantea la creación de una Brigada compuestas por todas las instituciones relevantes en el rescate de personas desaparecidas, la creación de un banco de ADN, y una base de datos disponible al público con información de los ausentes.

Las ventajas de la implementación de este sistema son bastantes, desde evitar la duplicidad de esfuerzos, mejorar el tiempo de respuesta o eficientizar el gasto, pero lo más importante…es que salva vidas.

Este es, sin duda alguna, el Proyecto de Ley que más me enorgullece de toda mi gestión. Una vez se apruebe, sé que tanto yo como mis compañeros legisladores, tendremos la satisfacción del deber cumplido con las familias dominicanas.

Por: Orlando Jorge Villegas

ojorge@jvmediagroup.com

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos