Opinión

Breve que te quiero breve

Breve que te quiero breve

7 mil millones de caras hay en el mundo. Cada día nacen 150 millones de rostros nuevos, a razón de 360 caritas nuevas cada minuto, mientras que solo desaparecen 80 millones de ellas, razón por la cual para el 2020 seremos 8 mil millones de rostros, de los cuales 5 mil millones serán de infantes de menos de 12 años. Como promedio, cada uno de nosotros se verá cara a cara con unas 100 mil personas en toda una vida.

 

La vida es captada por 14 mil millones de pares de ojos y escuchada con igual número de orejas, cada par viendo y entendiendo el mundo a su manera, usando 5 mil idiomas para comunicarse mediante una sola boca. Una de cada 100 millones de caras se hace sofisticadas cirugías que cuestan un ojo de la misma. El trasplante de cara es técnicamente posible, pero psicológicamente inaceptable por la crisis de identidad que produce. Decir que no hay dos caras iguales es falso, ya que estima que muchos tienen un doble en alguna parte del mundo. El diccionario de las facciones humanas registra 190 mil expresiones distintas de la cara. Los organismos de seguridad del mundo tienen un archivo de 128 millones de caras con ficha.

Caras con lunar, con la barbilla partida, con parche en el ojo, con hoyuelos en las mejillas al sonreír, cejijuntos, pecosos, cacarizos o lampiños son minorías. Hay caraduras, encarados, doble cara y un grupete de caras cortadas enganchados a enganchar jovencitos en el vicio.

Detrás de nuestras caras hay 35 mil millones de toneladas de masa cerebral, ya que cada cerebro pesa 5 kilos, cada uno con 100 mil millones de interconexiones neuronales que nos hacen seres racionales. Sin embargo, pese a tanta inteligencia, muchas caras descaradas mantienen un comportamiento barbárico, robando, traficando, asesinando, secuestrando, violando, pirateando, sicariando (si aplica el término) o matando su pareja, por lo que de cara al nuevo año deseamos ver rostros algo más felices y positivos, reducir la violencia viviendo en paz y tranquilidad. Dedicado al jefe de la Policía, mayor general licenciado José Armando E. Polanco Gómez, por su extraordinaria labor al servicio de la seguridad ciudadana, dando la cara con toda dignidad y suprema grandeza.

El Nacional

Es la voz de los que no tienen voz y representa los intereses de aquellos que aportan y trabajan por edificar una gran nación