Cójanlo



Vía crucis ecológico

 

Tal parece que los únicos dolientes de la cordillera Central son los ambientalistas, que tienen voz para denunciar, pero no fuerza para detener las depredaciones en la zona.

Pero tan impotentes como los representantes de la comunidad El Rubio, San José de las Matas, son los ambientalistas de Baitoa, en Santiago, quienes se han levantado contra la explotación de una mina cercana a la cabecera de los arroyos Los Cedros y López.

Además de las dos fuentes los denunciantes, que tienen entre sus representantes al padre Rogelio Cruz y a miembros de la Sociedad Ecológica del Cibao, señalan que la explotación de piedra caliza afecta el cauce del río Yaque del Norte.

En El Rubio los manifestantes han señalado que los fuegos forestales, la improvisación de acueductos para la crianza de ganado y otros supuestos atentados se dan en las propias narices del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

La inacción de las autoridades frente a los alarmantes daños en la cordillera Central y en Baitoa hace sospechar en algún tipo de complicidad. Si no es así, entonces las autoridades tendrán que demostrarlo, con acciones enérgicas.