Cójanlo



senasa

El Seguro Nacional de Salud (Senasa) ha presentado como una prueba de eficiencia la prontitud con que su personal odontológico colocó prótesis a los ancianos del paraje Los Cerezos, en Restauración, Dajabón, que les robaron las dentaduras durante un asalto a su residencia en la creencia de que podían tener piezas de oro. El gesto no es para politizarse ni siquiera en la forma más subliminal, tratándose de un caso que delata la descomposición social que corroe a la nación. Ni se respetó la indefensión de las víctimas, el agricultor Francisco Contreras, de 81 años, y Teófila Contreras, de 77, además de evidenciarse la inseguridad a que está sometida la población. Los asaltantes, que buscaban alguna pieza de valor para satisfacer alguna necesidad, no repararon en el dolor que infligían a los ancianos. La Policía se movilizó rápido al detener a uno de los supuestos participantes. La pareja debe sentirse agradecida de  las prótesis que les donó Senasa, pero el caso no es para tratar de sacarle provecho político. El susto que pasaron no fue chiquito como resultado de una inseguridad que las autoridades no han podido revertir.