Cójanlo



Deuda en palestra

 

La deuda pública apenas se toca en el marco del proselitismo electoral, pero no por ello deja de inquietar. En estos días, dado el incremento en torno al cual especialistas han encendido la alarma, el tema ha vuelto sobre el tapete.

La irrupción en la contienda del asesor económico del Ministerio de Hacienda, José Luis Actis, con la afirmación de que las condiciones de la deuda pública dominicana son saludables y sostenibles, generó una dura respuesta del exgobernador del Banco Central, Guillermo Caram.

El profesional y dirigente político señaló que el Gobierno está endeudando al país a un ritmo dos veces más rápido que el crecimiento de la economía, además de excluir el total de los compromisos en sus evaluaciones con el evidente propósito de minimizar los efectos.

El Gobierno sitúa la deuda pública en poco más del 42% del PIB, pero economistas y organismos internacionales la colocan por encima del 52%.

Al decir que las condiciones de la deuda son saludables, Actis, según Caram, utilizó una variable cercenada y limitada porque no tomó en cuenta la deuda pública consolidada, entre los que se incluyen el sector público no financiero y el Banco Central. Por su impacto la deuda es un tema que debería debatirse.