Cójanlo



Auditoría conflictiva

 

No basta como condición el carácter financiero de la oferta para contratar una compañía para una misión tan delicada como la auditoría de los equipos utilizados por la Junta Central Electoral (JCE) en las primarias del 6 de octubre.

Tampoco con los tiempos y plazos ante la cercanía de las próximas votaciones.

La JCE ha incurrido en un error de ser las principales razones por las que contrató, sin la anuencia de los partidos políticos, la firma Deloitte & Trouche SA para despejar las incógnitas sobre el sistema. Tan pronto se anunció el nombre de la empresa de inmediato surgieron las objeciones, que van desde conflictos que ha enfrentado en Estados Unidos, México y España, entre otros países, hasta por la relación de trabajo con el Gobierno dominicano.

Antes de contratar la firma para la auditoría forense que costará 299,800 dólares, la JCE no solo tenía que ponderar su historial profesional, sino consensuar la decisión con los partidos políticos.

Con todos los conflictos que han rodeado las decisiones de la JCE, tanto en el pasado como en la actualidad, la experiencia indica que no se pueden imponer decisiones.