Cójanlo



Inquietud Finjus

 

El estado de emergencia que declaró el Gobierno para detener la propagación del coronavirus ha contado con el respaldo unánime de todos los sectores. Ante la situación en que se encuentra el país la medida es uno de los molestosos sacrificios a que tiene que someterse la población para evitar males mayores sobre una enfermedad que hasta ayer había cobrado la vida de tres personas.

Sin embargo, entidades como la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus) consideran que se debe velar para evitar que los funcionarios abusen de los fondos públicos a nombre de la emergencia.

El riesgo no se puede descartar y menos en el marco de unas elecciones que están al doblar de la esquina. La flexibilidad en los procedimientos que suponen los estados de excepción no es para que nadie quiera sacar provecho particular, sino para obviar trámites y agilizar los procesos que ameriten las circunstancias.

El presidente Danilo Medina, que se ha mostrado tan flexible en sus decisiones sobre la pandemia, debe evitar, como advirtió Finjus, que sus colaboradores se aparten de la prudencia y la transparencia que son tan necesarias para acreditar la lucha contra la enfermedad.