Cójanlo: Haití a su suerte



No envía mensaje tranquilizador para Haití ni República Dominicana la decisión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas de retirar a más tardar el 15 de octubre próximo los más de 1,300 efectivos militares de diferentes países desplegados en el vecino territorio para preservar el orden público y la seguridad ciudadana. Este país, que debió votar en contra de la iniciativa presentada por Estados Unidos, optó por abstenerse, lo mismo que Rusia.

Las violentas protestas contra la impunidad de la corrupción con los fondos de Petrocaribe y la crisis económica son señales de que Haití, que todavía no cuenta con un cuerpo policial bien entrenado, está en condiciones de ser abandonado a su suerte por la ONU.

En las últimas movilizaciones, que siempre se saldan con muertos y heridos, se ha reclamado la renuncia del presidente Jovenel Moïse, a quien se acusa de incompetente para enfrentar la crisis económica y de beneficiarse de la corrupción que se ha denunciado con los recursos de Petrocaribe.

Las tropas de la ONU deben permanecer en la vecina nación el tiempo que sea necesario para garantizar su seguridad y evitar conflictos a este país.