Noticias importante Reportajes

Comida callejera: un atentado salud consumidores

Comida callejera: un atentado salud  consumidores

Una señora vende comida en la avenida Nicolas de Ovando justo al frente del Hospital Moscoso Puello. Aquí se puede desayunar y almorzar. jorge gonzález

Desde las primeras horas de la mañana, y a lo largo de todo el día y parte de la noche, muchas calles y avenidas del Distrito Nacional y Santo Domingo Este se convierten en cocinas móviles que satisfacen las demandas (comida) de miles de parroquianos.

Mientras miles de vendedores se preocupan por ofertar lo mejor de su menú, otros tantos miles, obvian las condiciones anti higiénica en que en que se preparan esos alimentos para degustar en improvisados comedores o de pie en cualquier esquina uno de estos platos.

Es una gran variedad de decenas de platos que se ofertan para la alimentación de los capitaleños a toda hora del día y la noche en donde las grasas saturadas, harina de trigo, los víveres, las carnes, embutidos, huevos, la sal y el azúcar son los ingredientes primordiales de los que se alimentan en las calles.

Aunque los puestos de comida son muy sencillos: una mesa con recipientes plásticos llenos de productos o con una vitrina, un triciclo con una enorme sombrilla, una camioneta o carro equipado como cocina móvil, etc. Ofrecen todo tipo de opciones a la hora de desayunar, almorzar o cenar, algunos con mucha higiene, otros no.

“Para un desempleado que no tenga nada que hacer poner un puesto de algo que se coma es lo más fácil. Todo el mundo puede cocinar o preparar cualquier cosa y no se necesita mucho dinero para eso, y se pone en cualquier sitio”, expresó Joanna Gutiérrez.

Dónde se instalan
Puede ser en una calle, acera, un área verde, debajo de un elevado; en cualquier lugar, alrededor de una escuela, universidad, hospital, institución o ministerio, o simplemente un lugar por el que transiten muchas personas es todo lo que se necesita para instalar un comedero.

Mientras más movimiento tenga una institución ya sea por la cantidad de personas que trabajen o visiten el lugar, más puesto de comidas tendrás. Dos ejemplos pueden ser: la Universidad Autónoma de Santo Domingo, y el Hospital Moscoso Puello, que tienen todos sus alrededores tomados por vendedores.

Algunos barrios o sectores han hecho de la informalidad su modus vivendi por la gran cantidad de negocios y lo variado de sus actividades lo cual obliga un gran movimiento de personas durante todo el día. Estos sin duda generan que cientos de personas instalen negocios de comida para satisfacer la demanda de chiriperos, visitantes y dueños de negocios.

Aunque muy distinto a las costumbres alimenticias de otros países, en República Dominicana, el desayuno es la comida más sencilla y barata, el almuerzo, es la alimentación principal y la más cara, y la cena es muy similar al desayuno aunque con más cantidad.

Desayunar
Aunque el Capitaleño y la nueva generación de citadinos prefieren la harina como base de su desayuno (yaniqueques rellenos de queso y jamón o huevos y sándwich), los dominicano venido del campo prefieren como desayuno los víveres: plátanos fritos con salami, jamón, longaniza, huevos o espaguetis, o en el algunos casos una combinación de varios productos.

Los sándwiches (jamón, queso, tomate y lechuga), las tostadas (pan, mantequilla y queso), la arepa de maíz, los quipes, croquetas y el chocolate con pan, los panes con salami y queso; los huevos hervidos, el arenque, bacalao, salami guisado, pollo frito y las frituras con víveres son otras opciones a la hora de comer algo en la mañana.

Con algunos cambios y menos variedad por lo regular los platos que se consumen en el desayuno, casi siempre acompañado de jugos o refrescos, son los mismos que se replican durante la cena.

“Encontrar donde comer algo es muy importante ya que muchos pasamos el día entero fuera de la casa, ya sea en trabajo en diligencia o estudio. Yo soy taxista y estudio”. José Miguel Gómez

Comida callejera. Jorge Gonzalez

Almuerzo
Sin importar si el almuerzo se vende en la calle, cuando un hombre o mujer llega en un carro y abre el baúl y ahí tiene la comida preparada, o se instala en una guagua o camioneta a manera de cocina móvil, como es algo normal; o que se venda en puestos de ventas en los llamados comedores o en cafeterías, la comida del mediodía es la más importante y saludable.

Muy diferente al desayuno y la cena, la dieta para el almuerzo está preparada a base de carnes de cerdo, pollo y res (guisada, frita o a la plancha), arroz (blanco, moro, con fideos) habichuelas (roja, blanca y negra) ensaladas (hervida, verde, rusa y de coditos) y víveres (yuca, guineos verdes y tostones de plátanos verdes fritos).

La higiene puede variar dependiendo del lugar al igual que los precios, pero hay que destacar que siempre el almuerzo será más higiénico, y mejor preparado que el desayuno y la cena, ya que la forma de preparación así lo requiere.

Seguridad
No se puede hablar de seguridad ciudadana, si no se habla de seguridad alimentaria. La seguridad alimentaria es la evaluación y regulación del uso de distintos recursos y estrategias para asegurar que todos los alimentos que son comprados sean seguros para la salud, no solo en lo nutritivo sino también en lo higiénico.

Por Jorge González
[email protected]

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos