Opiniones

De salud y otras cosas

De salud y otras cosas

Erasmo Vázquez: Siempre.-

Por: César Mella
(cesarm2@codetel.net.do).-

Cuando llegó a la UASD disgustado con los métodos de una Escuela privada se incorporó desde su condición de estudiante de medicina al grupo estudiantil FEFLAS (Frente Estudiantil Flavio Suero), siglas que recordaban a un estudiante de la educación secundaria muerto a manos de la Policia en el marco de las movilizaciones que se protagonizaban en los 12 primeros años de los gobiernos del doctor Joaquín Balaguer.

Cuatro compañeros de procedencia distinta convenimos en un amor a primera vista: Diómedes Robles, Ricardo Corporán, él y yo.

En medio de las utopías de entonces nos hicimos llamar Núcleo de Médicos Críticos (NUMECRI”; ellos participaban junto al Movimiento Popular Dominicana (MPD) y yo en el Comité Julio Ibarra Ríos, organismo estudiantil de la naciente Línea Roja del 14 de Junio.

Erasmo casó tempranamente con Léxida, una excelente dama con la que procreo un varón (Erasmín) y varias hembras.
Polemista, educado, formal, estudioso, solidario con sus amigos y consecuente con su familia de origen.

Recuerdo cuando lo subieron, de mala forma, a un camión de la uniformada en el marco de la ocupación militar de la UASD que dio al traste con la vida de la estudiante Sagrario Ercira Diaz Santiago. Esa estancia le costó 3 meses encarcelado.

Con muchos tropiezos y evadiendo persecuciones graduó de médico en el 1967 haciendo su pasantía en el pequeño poblado de Burende, próximo a La Vega-

Se fue a Madrid, en donde se formó como pediatra bajo la dirección del maestro Casado Soler en el Hospital Clinico San Carlos.

Dos veces presidente electo de la entonces Asociación Médica Dominicana, y en el 1996 es designado ministro de Salud Pública por el entonces presidente Leonel Fernández.

Publicó dos ensayos sobre medicina social que constituyen un aporte invaluable para la histobibliografia médica nacional.

Catalino Erasmo Vázquez Henríquez ejerció activamente la pediatría en el Centro Policlínico La Vega del que fuera uno de sus fundadores.

Practicó en el Hospital Público (MSP)
Al morir el miércoles pasado la municipalidad declaró dos días de duelo.

Es muy difícil describir a un amigo sin cometer distorsiones afectivas, pero Erasmo entraba a los lugares con una sonrisa infantil, con un rayo de transparencia, con una puerilidad gestual que nos hacía pensar en un adolescente travieso, pero, y sobre todo, estamos seguros de que estábamos frente a un ser humano entregado en cuerpo y alma a su familia y que su corazón siempre estuvo al lado de la patria.

El Nacional