Articulistas

DE SALUD Y OTRAS COSAS: Es un inmaduro…

DE SALUD Y OTRAS COSAS: Es un inmaduro…

César Mella, Psiquiatra

Por César Mella cesarm2@codetel.net.do |

Es un inmaduro…

Con frecuencia escuchamos ese calificativo en forma despectiva para referirse a las acciones inadecuadas e imprudentes de un ser humano.

Deborah Legorreta en su libro “ La segunda adolescencia” nos recuerda que el termino madurez viene del latín maturus que significa “ aquello que estaba en un punto máximo de desarrollo”.

Estamos hablando no del desarrollo físico completo que alguien alcanzó a los 21 años, no, a lo que me refiero es a cómo evoluciona el pensamiento, las capacidades emocionales de un sujeto para actuar con mejores resultados en un ámbito y cultura determinada.

Algunas personas pasan de verdes a podridos y sus amigos dicen, “el no maduró, desde chiquito fue un desastre”.
Hurgando en Wilkipedia encontré una definición que me pareció interesante del proceso de maduración de un individuo y la comparto con mis lectores: “Una persona es emocionalmente madura, cuando ha desarrollado en su pensamiento y en su conducta, actitudes que la hacen superar el infantilismo y las aplica tanto hacia su persona como hacia el medio que la rodea”.

Que característica tienen los seres humanos maduros?
Tomo las ideas que siguen de una guía que se utiliza en las escuelas públicas de Los Angeles (EU) en su clase sobre los valores.
Veamos:
1.- Acepta con gratitud que se le critique y aprovecha esas críticas para superarse.
2.- No se entrega a la autocompasión ( “ no se coge pena”) y suele, en sus juicios y valores, equilibrar las cosas ( compensa).
3.- Nunca espera de los otros un trato de especial consideración.
4.- Sabe controlar los ataques de mal genio.
5.- Afronta las emergencias con serenidad.
6.- No se deja herir fácilmente en sus sentimientos.
7.- Acepta la responsabilidad de sus propios actos sin escudarse en excusas.
8.- No se va a los extremos ( “ to e to y na e na”), sino, que aplica el justo medio frente a los conflictos.
9.- No se impacienta frente a un retraso del otro o al incumplimiento de alguna tarea que depende de los demás.
10.- Sabe perder. Acepta derrotas y las decepciones sin quejas ni lloriqueos.
11.- No se preocupa exageradamente por las cosas que no puede remediar.
12.- No es dado a jactarse ni a exhibirse en acciones socialmente inaceptables.
13.- Se alegra sinceramente ante el éxito o la buena suerte de otros. Ha superado los sentimientos de envidia y de celos.
14.- Tiene suficiente amplitud mental para escuchar reflexivamente la opinión de otros.
15.- No busca continuamente defectos en otras personas.
16.- Planifica con anticipación sus acciones en vez de confiarse en la inspiración del último momento.
17.- Se considera como parte integral de un todo que es la humanidad y se preocupa por contribuir positivamente en los grupos de los que relaciona.
No todos maduramos a la misma edad , se dice, “que los tropezones hacen levantar los pies”.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos