Editorial: Encuentro provechoso

16_Opinión_24_1,p01


El presidente Danilo Medina regresó de su encuentro con Donald Trump con la auspiciosa promesa de que Estados Unidos otorgará a República Dominicana y a otras cuatro naciones del Caribe el estatus de prioridad financiera en 2019, lo que ayudará a impulsar las inversiones, turismo y cooperación bilateral.

Ese encuentro celebrado en Palm Beach, Florida, en la residencia Mar-a-Lago de Trump, también resultó exitoso porque el anfitrión y sus invitados convinieron en promover en Venezuela una “transición democrática y pacífica”, lo que despejaría el temor de que Washington proponga apoyar una intervención militar contra ese país.

Los informes preliminares sobre ese histórico encuentro apuntan a que el mandatario estadounidense procura incrementar la influencia de Washington en el Caribe a través del impulso de la cooperación económica, tecnológica y comercial, sin priorizar el uso del garrote político o diplomático.

Trump dispensó a Medina y a sus colegas de Haití, Jovenel Moïse, los primeros ministros Humbert A. Minnis, de Bahamas, Andrew Holness, de Jamaica y Allen Michael, de Santa Lucía, un trato acorde a sus investiduras, por lo que la naturaleza del encuentro no fue la de una reunión con representantes de repúblicas bananeras.

Se resalta que en esa reunión el presidente Trump estuvo acompañado por una delegación de alto nivel, entre los que figuraron el jefe del gabinete, Mick Mulvaney; el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton y la directora de Asuntos de Centroamérica y el Caribe, Jessica Bedoya.

Lo más resaltante de esa iniciativa ha sido que República Dominicana y Haití, junto a Jamaica, Bahamas y Santa Lucía, recibirán trato prioritario en los programas de la Corporación para Inversiones Privadas en el Extranjero (OPIC), lo que incrementará presencia de capitales estadounidenses en diversas áreas del desarrollo nacional.

La Administración Trump parece optar por el camino del cortejo financiero y diplomático para frenar la creciente influencia económica y política de China en América Latina, lo que también resulta beneficioso para economías emergentes como la dominicana.

La presencia del presidente Danilo Medina como invitado a tan especial reunión de jefes de Estado caribeños con el presidente de Estados Unidos fue altamente provechosa para la economía dominicana, los nexos entre ambas naciones, y porque en ese encuentro se habló de “transición pacífica y democrática” y no de “opción militar” para Venezuela.