El fantasma de Hitler recorre Alemania

Hitler
Hitler


BERLín, Alemania. Aunque se ignora dónde están los restos de Adolfo Hitler, su figura fantasmal recorre este país y cada vez más los neonazis se entrenan en artes marciales para la lucha callejera contra sus oponentes de la derecha liberal.

Según un trabajo del periodista Matthias Meisner, en el periódico “Der Tagesspiegel,” publicado el 10 de marzo en curso, los neonazis se preparan para el Día X, en el que esperan el colapso del orden estatal y quieren tomar el poder a través de la lucha callejera contra sus rivales.

13_Actualidad_06_1,p01

En Sajonia, uno de los 16 estados federados de esta nación, el número de actos de violencia promovidos por los neonazis ha aumentado considerablemente.
Las cifras actuales de Sajonia muestran cuánto está afectado el estado por la violencia de derecha, al punto de que la ciudadanía estima que las fuerzas y estructuras de la derecha amenazan la cohesión de la sociedad.

Según una estadística de de la asociación RAA Sachsen, ofrecida por Meisner, la violencia de la derecha ha aumentado en un 38 por ciento en un año. Desde 229 actos de violencia en 2017 a 317 actos de violencia en 2018.

Parece que hay resignación en Sajonia, que ya ven la violencia de derecha y racista como parte de la realidad de la vida.

Según Meisner, el aumento es más pronunciado en Chemnitz, una ciudad de Sajonia: de 20 a 79 actos de violencia. Esto se debe principalmente a los disturbios en Chemnitz en agosto / septiembre de 2018 luego de la muerte del cubano-alemán Daniel H.

Un aumento igualmente grande, revela el periodista Meisner, se registra en el distrito de North Saxony, pues el número aumentó de siete a 23 actos.

En todo el país se contabilizaron 371 ataques, 481 víctimas. 208 actos fueron motivados por motivos raciales, 54 fueron dirigidos contra opositores políticos, 55 fueron cometidos por otros motivos inhumanos. En 79 casos, según la encuesta, fueron coacciones o amenazas, en 223 casos de lesiones personales.

En los últimos años, según la información sobre la protección de la Constitución, los grupos de artes marciales de derecha se han establecido, especialmente en Alemania Oriental. En este país está prohibido hacer el saludo nazi y enarbolar los símbolos del nazismo.

Una de las versiones más socorrida es que Adolfo Hitler, junto a su esposa Evan Braun se suicidó el 30 de abril de 1945 en plena II Guerra Mundial, en el refugio antiaéreo de la Cancillería, conocido como el fuhrerbunker.

Las tropas soviéticas están a solo dos manzanas de distancia de la Cancillería. Cuentan que antes del suicidio Hitler y Eva fueron a despedirse de algunos colaboradores y tras retornar a su habitación en el bunker se oyó una detonación.
Cuando fueron al lugar, Hitler estaba tumbado en el sofá, después de dispararse un tiro en la boca. A su derecha se hallaba Eva, muerta también, envenenada.

Dos hombres del Servicio Secreto sacaron de la habitación ambos cadáveres envueltos en una manta y en el jardín les prendieron fuego. En ese momento los soviéticos intensificaban su bombardeo y las granadas estallaban sobre la Cancillería. Luego de la muerte de Hitler, el III Reich sólo sobrevivió una semana.

Ascensión al poder

Cuando Hitler asume al poder en Alemania como canciller imperial en 1933, se dedica a absorberse por entero a lo que él siempre consideró su deber, su verdadera vocación: la grandeza de la raza aria y de Alemania . Y esto a pesar de que es muy posible que sus orígenes fuesen precisamente judíos y había nacido en Austria, como se ha determinado.

Fue postulado por el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán y desde 1934 asumió todos los poderes hasta su muerte. Su régimen fue conocido como Tercer Reich, esta última palabra significa “imperio” en español.

Hitler fue quien condujo a Alemania a la Segunda Guerra Mundial con su propósito de expandir su imperio en Europa y en el mundo.

Aún hoy no se ha podido determinar el lugar en que reposan los restos de Hitler. Uno de los testimonios posteriores que más se ha tenido en cuenta, es el de que fue su jefe de protocolo, Heinz Linge, quien afirmó que luego de despedirse de Hitler y su mujer en la sala de mapas, escuchó un disparo. “Cuando abrí la puerta de su habitación, me encontré con una escena que nunca olvidaré: a la izquierda del sofá estaba Hitler, sentado y muerto. A su lado, también muerta, Eva Braun”.

Hay otra versión de que los restos de Hitler están enterrados en Paraguay, lugar que, dicen, vivió como refugiado, una teoría no demostrada.

Ubicación búnker
Cuando los soviéticos ocuparon Berlín Oriental ordenaron la demolición, tanto del Palacio como del refugio búnker, aunque se tardaron 14 años en convertir todo el complejo en un solar vacío. En el 1947 terminaron de desmontar los elementos exteriores del búnker. Las paredes de 4,20 metros de espesor fueron dinamitadas.
El 8 de junio de 2006 fue develado un mural informativo en Berlín para indicar el lugar exacto donde estaba el búnker de Hitler. Fue así que las autoridades alemanas permitieron que oficialmente se identificara el búnker, situado a apenas 200 metros del monumento en honor de las víctimas del Holocausto.

El Gobierno alemán tenía como motivo para no darlo a conocer que simpatizantes neonazis quieran reunirse periódicamente en el sitio de la muerte de su líder. En el lugar fue colocada una placa con un mapa del búnker, con fotos de archivo y una cronología en alemán e inglés. Está oculta entre un parque infantil y un bloque de apartamentos.

A finales del siglo pasado, cuando Rusia abrió muchos de sus archivos, se dio a conocer una foto, supuestamente de los restos de Hitler y Eva Braun. Sin embargo, no se ha podido demostrar que los restos que aparecen carbonizados en esa imagen son los del fuhrer y su esposa porque los soviéticos bajo el régimen de José Stalin jugaron al despiste.

Tal parece que la obsesión por no ser capturado por los soviéticos de ninguna forma, Hitler optara por el suicidio y por la cremación con la ayuda de sus íntimos colaboradores.

Por el asedio a que fue sometido el búnker y la cercanía en que estaban las tropas soviéticas de ese lugar cuando se produjo el suicidio, es probable que los rusos lograran llegar a tiempo a ese objetivo y llevarse los restos de Hitler y Eva ya incinerados y que por políticas de secretos de Estado mantengan ese absoluto secretismo.