Escaleras amenazan peatones, en barrios de la capital hay miles que son un peligro para los transeúntes

ocupacion de acera. Jorge Gonzalez


Las construcciones e instalaciones ilegales de escaleras, pilotillos y las modificaciones de las aceras, en franca violación a las leyes municipales y ordenanzas vigentes sobre espacios públicos, ponen en peligro la seguridad de las personas, ya que se ven obligadas a transitar por la calzada a riesgo de ser atropelladas por algún vehículo.
Es casi imposible caminar por aceras de muchos sectores de la capital y la provincia Santo Domingo, ya que las han convertido no sólo en depósitos, parqueos, fábrica de cualquier cosa o taller de de reparaciones y servicios, sino también que con la construcción de escaleras o pilotillos en plena acera se impide que personas con discapacidad puedan caminar con seguridad.
Sin importar si son construídas de concreto o hierro, de tipo espiral o lineal, las escaleras o escalones que se construyen en las aceras de casi todas las vías de muchos barrios presentan una dificultad urbanística y de contaminación visual que se ha vuelto muy normal, posiblemente porque pocas personas conocen que cometen una violación a la ley y ninguna autoridad se lo hace saber.
Aunque muchas de estas estructuras parecieran que dejan un espacio para las personas caminar, no es así, ya que hay una ocupación de una parte del espacio aéreo de la acera, originando que muchas veces las personas se golpeen la cabeza al cruzar o que personas que carguen algo no puedan transitar con libertad.
Andar con bebes en coches, sombrillas o paraguas es algo casi exclusivo de sectores bien urbanizados, ya que muchas aceras están destruidas, llenas de hoyos, de agujeros en las alcantarillas por la falta de tapas o que han sido modificadas por negocios o dueños de viviendas, sin ningún miramiento de los materiales o forma que usarán (adoquines, cerámicas, piedras o el tipo de pulido en la calzada).
Citaremos un ejemplo que es válido en cualquier sector de la ciudad. En la avenida San Vicente de Paúl, en Santo Domingo Este, muchos de los propietarios o arrendatarios de establecimientos comerciales han modificado las aceras de sus frentes y la elevación de la misma, a tal punto que caminar es una odisea.
Esta modificación obedece a que el Ayuntamiento Municipal ha descuidado las aceras, por lo cual los dueños de negocios y de casas de familias, con el pretexto del deterioro y abandono que experimentan las vías sin que nadie haga nada, deciden reconstruir pedazos de éstas.
En la modificación de las aceras, que solo es atribución de las alcaldías, estos negocios no toman en cuenta los materiales a usar ni los protocolos existentes para calzadas al aire libre.
Recordemos que no es lo mismo una cerámica para exterior, que para interior. No es lo mismo pisos para transitar sobre ruedas que solo para caminar.
Por este desconocimiento, cuando llueve o las aceras son lavadas, muchos peatones caen al suelo porque resulta muy difícil caminar en esa área resbalosa.

pilotillos.
pilotillos.

Urbanización
El Gran Santo Domingo ha sido el receptor de la inmigración que se ha originado desde las demás provincias del país en las últimas décadas. Este fenómeno es el responsable del desarrollo poblacional sin control y la falta de planificación urbanística de los principales barrios, que han dado origen a una serie de problemas a resolver.
Hablar de la falta de abastecimiento de agua potable, de energía eléctrica, de viviendas, la indetenible delincuencia, la violencia social y el desempleo no son temas de este reportaje, pero están íntimamente interconectados con lo tratado.
Un asunto de índole económico es el factor que da origen a que muchas viviendas sean habilitadas para hacer una construcción sobre éstas, aunque no tengan las condiciones estructurales o de terreno para eso. Esto obliga a muchos propietarios a la construcción de escaleras, muros y hasta galerías sobre áreas de aceras.
Una vivienda que tenga un plato (techo de concreto) se convierte en una zona donde uno de los hijos toma la iniciativa de construir otra vivienda para vivir. Otra de las modalidades es que el propietario haga una estructura para alquilarla, ya sea como residencia o como local comercial.
No importa enumerar o nombrar a los barrios capitalinos con problemas urbanísticos, ya que casi todos están bajo los mismos parámetros. Es decir, formados con hileras de casas de ambos lados, sin la intervención de las autoridades municipales o del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones.
Esto causa que un gran número de sus calles no tengan las medidas de ancho requerido. Además de que muchas de las aceras no cumplen con las normas establecidas por las autoridades municipales al ser construidas.
Por la situación descrita, muchas calles o callejuelas no disponen de aceras ni de ningún lindero (parte de un terreno que limita con otro), por lo cual el algunas áreas no se sabe si los constructores de una vivienda o edificio tomaron parte del terreno de la vía o si fueron las autoridades que al construcción la vía toma parte del espacio correspondiente a las aceras.
Pero aún en sectores bien urbanizados del Gran Santo Domingo, como el Ensanche la Fe, Villa Juana, Alma Rosa, Herrera, Los Guarícanos, entre otros que tienen calles y aceras con las mediciones estipuladas por la ley y normas municipales, el problema de la construcción de escaleras se observa con grave preocupación.
Pilotes o pilotillos
Según la Real Academia Española los pilotes son las piezas largas a modo de estaca, de madera, hierro u hormigón armado, que se coloca en el terreno para consolidar los cimientos de una construcción.
En República Dominicana es muy común ver estos pilotes o pilotillos en aceras, frente a negocios o viviendas, por lo regular también estos dificultan el tránsito de las personas.
Lo paradójico del caso es que se viola la ley. Los pilotillos son puestos para evitar que vehículos se estaciones en las aceras o el tránsito de los motoristas.
Pero hacer esto sin una autorización o permiso de las autoridades es una franca violación a las disposiciones municipales y de ley.
“Mire La Ley No. 176-07 del Distrito Nacional y Los Municipios, prohíbe la construcción de escaleras en las aceras o en calles, para acceder a casas o negocios ubicadas en segunos niveles. Las aceras, contenes, calles, son destinados por los ayuntamientos a un uso o servicio público, pero ningún particular puede hacer uso de ellas”, expresó Juan Dottin, aspirante a regidor por Santo Domingo Este.
Agrega que ninguna resolución u ordenanza establece la construcción de escaleras en las aceras.

Historia de las escaleras

Aunque muchos historiadores parecen no ponerse de acuerdo para citar en qué época se construyeron las primeras escaleras, se cree que su aparición no fue sino hasta el año 6000 antes de Cristo. Lo que sí es casi seguro, es que son de las construcciones arquitectónicas más antiguas de la humanidad, y que surgieron como solución a un problema de supervivencia y aprovechamiento geográfico.
Las primeras escaleras de la historia eran precarios troncos encastrados entre sí que se utilizaban para tomar posiciones estratégicas en las alturas, ya sea en árboles o terrenos altos e irregulares (como montañas o precipicios) y así garantizar en estos lugares mejor seguridad.
Fue durante la Edad Media que se inventaron las escaleras tipo caracol, que fueron usadas por primera vez en los castillos por razones militares. Es decir, que estas construcciones tenían altas torres de vigilancia y defensa. por lo cual era necesario que a cada hora vigilantes bajaran y subieran en los cambios de turnos. Estas primeras escaleras no disponían de barandas.