Espectacular maniobra Guardia Costera de EEUU para capturar submarino con miles de kilos de cocaína

Submarino


“Son como una ballena blanca”, dijo el jueves a The Washington Post el comandante Stephen Brickey, un portavoz del Área del Pacífico de la USCG. “Son bastante raros. Para nosotros, atrapar uno es un suceso significativo”.

Las declaraciones de Brickey se dieron horas después de que fuera divulgado el video de la captura, el pasado 18 de junio, de una embarcación semisumergible en aguas del Pacífico con de miles de kilos de cocaína rastreada por un avión de vigilancia.

Este tipo de naves son financiadas por carteles del narcotráfico afincados en países de Latinoamérica y se construyen de forma clandestina en parajes selváticos, con el objetivo final de transportar de forma rápida grandes cantidades de droga a los EEUU.

La captura más reciente de estos “bigfoot” marinos se dio a cientos de kilómetros de la costa colombiana y ecuatoriana, en aguas patrulladas por el escuadrón Munro de la USCG. El barco desplegó un equipo de embarque en dos botes pequeños con la ayuda de un helicóptero, que supervisó desde arriba.

Los guardias, armados y equipados con gafas de visión nocturna, protagonizaron un espectacular abordaje que quedó grabado en las cámaras de sus cascos. En el video se puede escuchar como uno de ellos grita en español “¡Alto a tu barco! ¡Ahora!”, mientras las olas chocan contra el armazón del semisumergible de unos 13 metros de largo.

Dos de los militares logran saltar sobre la nave y comienzan a golpear la escotilla hasta que emerge uno de los tripulantes con las manos en alto.

El dramático momento impresionó al propio presidente de los EEUU, Donald Trump, quien no tardó en compartir el video en su Twitter. “¿Se imaginan qué valentía? Increíble incautación de drogas. OBSERVEN”, escribió.

Dentro del semisumergible, los oficiales encontraron un total de 7.700 kilos de cocaína cuyo valor en el mercado alcanza los 232 millones de dólares, según ha confirmado el sitio oficial de la USCG.

“La región del Pacífico supervisada por la Guardia Costera es aproximadamente del tamaño de territorio continental de los Estados Unidos”, añadió el comandante Brickey.

El oficial explicó que las patrullas de la USCG pueden avistar un narcosubmarino una vez al año y este encuentro suele ser peligroso y complicado. Los contrabandistas pueden estar armados, y cuando los atrapan, normalmente abren una válvula para llenar rápidamente la nave con agua, enviando todas las drogas y evidencias del delito al fondo del océano.

“Los que van a abordar el barco tienen uno o dos minutos para evaluar si están en un barco con drogas a punto de hundirse”, dijo Brickey.

El semisumergible interceptado el 18 de junio fue hundido por la Guardia Costera y los presuntos contrabandistas fueron llevados a juicio por la DEA.

El traslado de la incautación realizada en esa fecha se programó para el jueves durante un evento encabezado por el vicepresidente Mike Pence, donde también se presentaron unas 14 incautaciones separadas de drogas por un valor total de 569 millones de dólares.

“Alrededor del 80 por ciento de las drogas que entran a Estados Unidos provienen del corredor del Pacífico”, explicó Brickey. Alrededor del 11 por ciento llega en los semisumergibles.