Editorial Opinión

Evitar recaída

Evitar recaída

A la política de expansión monetaria que propició el Banco Central durante la pandemia de la covid-19 se atribuye la buena resiliencia lograda por el sector construcción que lo mantuvo como uno de los principales aportantes al crecimiento de la economía y a la generación de empleos durante 2021 y el primer trimestre de 2022.

Ese liderazgo, impulsado por la colocación del banco emisor de facilidades de créditos por de 215 mil millones de pesos en condiciones de tasas de interés del 3 %, permitió también el empuje de las industrias productoras de cemento y de otros insumos.

La expansión del crédito a bajas tasas de interés ayudó a blindar a la industria de la construcción, especialmente por el lado del sector privado con la edificación de cientos de proyectos habitacionales que representaron miles de viviendas y apartamentos por toda la geografía nacional.

En un encuentro de la directiva de la Asociación de Constructores y Promotores de la Vivienda (Acoprovi) con el gobernador Héctor Valdez Albizu, el presidente de ese gremio, Jorge Montalvo, dijo que al día de hoy están en oferta 35 mil viviendas, equivalentes al 82 % de las que se construyen.

Queda claro que la política de expansión monetaria impulsada por el Banco Central durante la pandemia contribuyó al blindaje de la industria de la construcción y sectores conexos, como fabricantes de cemento, al punto que durante el primer trimestre de este año tuvo un crecimiento de 6.3 %.

La nueva tormenta económica a nivel global causada por la guerra entre Rusia y Ucrania presenta nuevos desafíos para el sector construcción, definido por el gobernador Valdez Albizu como prioritario para la economía nacional, que esta vez deberá solventar un creciente aumento en los costos de materias primas.

Facilidades crediticias a bajas tasas de interés a través de la banca de intermediación financiera para constructores, promotores y adquirientes de viviendas, salvaron en 2020 y 2021 la industria de la construcción, pero en este nuevo escenario de crisis esa medicina no parece estar disponible.

Ante las presiones inflacionarias, el Banco Central aplica medidas de normalización monetaria, con la elevación gradual de la Tasa de Política Monetaria que ya se ubica en 5.50 % anual. Urge, pues, que el Gobierno identifique prontamente otro remedio.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos