Articulistas Opinión

Frases hechas

Frases hechas

Eduardo Álvarez

Que el tiempo escribe. En cada época surgen y se expresan con merecida altisonancia. Nacen, crecen y permanecen con la misma fuerza conque logran penetrar e influir en la sociedad. E, incluso, en la cotidianidad individual.

Se mueven al propio ritmo del momento que les da vida. Desbordantes de contenido, superan a sus originales emisores, logrando un protagonismo tal que llega casi a eclipsarlos. En el “ser o no ser” de Hamlet, la inmortalidad no se aparta del protagonista. Los hace inseparables.

Ricardo III camina hombro con hombro de la infalible frase “¡Mi reino por un caballo!”, pero en el momento en que surge de la mano de Shakespeare, se apodera de los corazones de una sociedad, como la londinense, permanente fascinada con el curso e incidencia de la Corona. Después de Hamlet, es la pieza más larga del dramaturgo, compuesta y representada en The Globe entre 1591 y 1592. La gente tarareaba en las calles sin darse cuenta: “My kingdom for a horse”.

Así, en los 70 hablábamos de “una oferta que no se puede rehusar”, como estuviéramos proponiendo y emulando el comportamiento de El Padrino, arbitrario y sinuoso, con la naturalidad conque pedimos un vaso de agua, saludamos o damos las gracias. En los 80 nos cogió con “E. T. go home” como si tal cosa, acompasando al simpático extraterrestre que partiera tras visitarnos con tanto acierto y alegría que rememorarlo sus 40 años llenos de gratos recuerdos.

«Volveré» (l’ll be back), eslogan asociado con Arnold Schwarzenegger, se hizo famoso en la película de ciencia ficción de 1984 The Terminator. Pegajosa, graciosa, evoca lo mejor que ofrece cada época con su propia dinámica y devenir. Espíritu que, con el tiempo, toma cuerpo en la mejor forma de expresión. Siempre encuentras poesía en lo dicho para quedarse. Las certeras son las más simples.

Nada puede salir de nada, y no confíes en quien ha perdido la fe. Sin embargo, “en un minuto hay muchos días”, nos enseña Shakespeare en diferentes obras, frases y formas.

Eduardo Álvarez

Eduardo Álvarez